Posts etiquetados ‘felino’

20140504_182705

El hipertiroidismo es en la actualidad una de la enfermedades endocrinas más frecuentemente diagnosticadas en medicina felina, y también una de las más comunes en el gato geriátrico. Aproximadamente el 10 % de los gatos mayores de 7 años son hipertiroideos.  Dados los síntomas que produce en nuestros gatos, pasa desapercibida en multitud de ocasiones.

En la imagen puede apreciarse la localizacion del tiroides. La palpación de la glándula aumentada en animales hipertiroideos es una de los signos clínicos

En la imagen puede apreciarse la localizacion del tiroides. La palpación de la glándula aumentada en animales hipertiroideos es uno de los signos clínicos

Se trata de un estado metabólico resultante del exceso de secrección de hormonas tiroideas T4 y T3 (tiroxina y triyodotironina, respectivamente). Esto de debe a la aparición de un nódulo tiroideo, en la mayoría de los casos de origen benigno, un adenoma o una hiperplasia de la glándula tiroides (más frecuentemente bilateral).

Hay múltiples factores que pueden contribuir a la aparición de esta enfermedad, además de la ya citada edad avanzada, el consumo de ciertos tipos de dietas y no ser de raza pura (común europeo).

Signos clínicos

Uno de los motivos de consulta más frecuentes es el adelgazamiento de nuestro gato, que muestra buen apetito, incluso mayor del que se espera. Además, muchos presentan una actividad aumentada pese a su edad. A veces pueden notarse cambios en su comportamiento, variaciones en la consistencia de las defecaciones, vómitos, o incluso apatía o problemas respiratorios, normalmente cuando hay otras enfermedades asociadas.

En ocasiones no se aprecian estos síntomas, pues el gato, como es común, no muestra síntomas de enfermedad.

Diagnóstico

Existen distintas pruebas para la medición de las hormonas tiroideas y el diagnóstico de esta patología; aunque la T4 total es las más comúnmente utilizada el uso de éstas depende de cada caso en particular. En muchas ocasiones se dificulta el diagnóstico por el padecimiento de otras enfermedades, que pueden hacer que nos de un resultado eutiroideo cuando realmente no lo es.

Es frecuente que con el hipertiroidismo haya otras patologías concomitantes,  que pueden ser derivadas del estado hipertiroideo o simplemente que coexistan. Es habitual esta condición en animales mayores (enfermedad renal, diabetes, cardiopatía hipertrófica, etc)  por ello es de suma importancia hacer una buena exploración (que incluya palpación de tiroides) y control analítico completo, que normalmente abarca hemograma, bioquímicas, medición de la presión arterial, urianálisis, radiografía, ecografía y ecocardiografía.

En la imagen ecográfica se puede observar entre las marcas, el tiroides, de un tamaño mayor del normal

En la imagen ecográfica se puede observar una cardiopatia hipertrofica secundaria a hipertiroidismo

Lo anteriormente citado se incluye dentro de los controles geriátricos habituales   que le realizamos a nuestro gato, lo que nos permite hacer un diagnóstico temprano en muchos casos.

Tratamiento:

Una de las terapias más utilizadas hasta el momento son los comprimidos orales de metimazol. Existen dietas comerciales bajas en yodo, más usadas en los casos en los que es difícil administrarle pastillas al gato. Por otro lado, está la extirpación quirúrgica (intracapsular, extracapsular o mixta).

La opción de elección y como tratamiento definitivo en un animal estable es la terapia de Yodo 131, realizada en un centro especializado para tal fin.

El tratamiento en los gatos hipertiroideos es individualizable. Cada animal es diferente, y se atiende a diversos factores según el estado en el que se encuentre el gato en el momento del diagnóstico, la facilidad del manejo en casa, el coste del tratamiento, etc.

Deborah García Martínez

Certificada europea por ESVPS en medicina interna felina

Hospital veterinario Abros

Puedes leer mas sobre chequeos en gatos geriátricos en : https://elblogdeabritos.wordpress.com/2012/12/20/631/

Anuncios

mudanza 1Los gatos son animales de costumbres y rutinas a los que no les gustan los cambios, sobre todo aquellos que amenazan su territorio. Sin duda, una mudanza puede ser un momento difícil para nuestro amigo felino, ya que supone un cambio radical para él.

Para minimizar en la medida de lo posible es estrés asociado a la mudanza, te recomendamos los siguientes pasos:

  • Prepararemos una habitación “refugio” para el gato, en la que pondremos su comedero, agua y bandeja de arena. Esta habitación debe tener algún sitio donde el gato pueda refugiarse si tiene miedo: una cama (se podría meter debajo), un rascador para refugiarse en el alto, el trasportín en el que haya estado…
  • Utilizar feromonas felinas (Feliway), un análogo de la mudanza 5fracción F3 de las feromonas faciales felinas, que disminuye la ansiedad ya que sustituyen a la marca facial que el gato deposita diariamente. Debemos aplicarla diariamente en el entorno para que éste vuelva a resultarle un lugar familiar y acogedor.                                       Se puede utilizar en spray o difusor. En casas muy amplias se recomienda utilizar spray, se echarán de una a dos pulverizaciones al aire una vez al día en todas las habitaciones de la casa hasta que se vea que el gato se encuentra bien (como mínimo 15 días antes y 15 días después de la mudanza). En caso de estancias de 60 m2 o menores, se puede utilizar difusor que difunde de forma constante las feromonas al ambiente.
  • Es importante trasladar al gato cuando ya esté hecha la mudanza. Si llevamos al gato al principio o en medio de la mudanza, multiplicaremos el estrés. En cambio, si lo hacemos al final, el cambio al que tendrá que acostumbrarse ocurrirá solo una vez.
  • Abriremos la puerta del trasportín y dejaremos que el gato explore la habitación que le tenemos preparada, que se sienta cómodo y se adapte a ella durante el día entero.

mudanza 4

  • Al día siguiente, abriremos la puerta de la habitación y la dejaremos abierta para que el gato salga cuando se sienta preparado, y comience a explorar su nuevo territorio.

mudanza3jpgSi es un gato con buen apetito, podemos esconder premios en distintos lugares de la casa para fomentar que investigue.

 

Cada gato se adapta a su nuevo entorno de una manera diferente y a su ritmo, dependiendo de su carácter, su grado de socialización y de su adaptación a los cambios.

Por lo tanto, en algunos casos, hay que tener mucha paciencia e incluso recurrir a fármacos ansiolíticos o antidepresivos.

Como término medio, el periodo de adaptación de una gato en su nueva casa suele ser de una semana.

mudanza2

 

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros

En el enlace adjunto  en el final del post,  podeis ver la presentación de la conferencia realizada el día 13 Diciembre en nuestro hospital a cargo de Bárbara Daza sobre enfermedades felinas transmisibles al hombre.

image008

Enfermedades felinas transmisibles al hombre

El tromboembolismo sistémico es una complicación frecuente de la cardiomiopatía felina. La estasis sanguínea dentro de las cámaras cardíacas, unida a un aumento de la reactividad plaquetaria, predisponen al gato cardiópata al tromboembolismo sistémico.

El coágulo es un agregado de plaquetas y fibrina con atrapamiento de glóbulos rojos y suele alojarse en la trifurcación de la aorta distal (trombo en silla de montar) lo cual provoca una grave isquemia de las extremidades posteriores y de la cola. Sin embargo también pueden verse afectadas arterias mesentéricas, ováricas, hepáticas, esplénicas, renales, cerebrales y miembros anteriores.

Imagen del trombo alojado en la arteria aorta distal

Cuando un trombo se forma en el atrio izquierdo, pueden ocurrir tres cosas: permanecer estático, que crezca y ocluya el flujo de sangre intracardíaca o que se desplace, formándose el émbolo.

El aumento del atrio izquierdo hace que la corriente sanguínea se enlentezca y promueve la formación de trombos intracadíacos. Asimismo, hay un estado de hipercoagulabilidad,  donde las plaquetas son bastante reactivas. El coágulo alcanza la circulación arterial produciendo una obstrucción parcial o completa.

Una vez asentado el émbolo se liberan sustancias vasoactivas del trombo (serotonina y prostaglandinas) que deterioran la circulación colateral poduciendo neuromiopatía isquémica.

Los signos clínicos son de curso agudo y depende de la localización y grado de obstrucción.

Aquí podemos observar los signos neurológicos de parálisis del 1/3 posterior debidos a la lesión provocada por el coágulo en la aorta caudal

El trombo en silla de montar produce paresis o parálisis de miembros posteriores, ausencia de pulsos femorales, cianosis y piel fría. La musculatura pélvica (músculos gastrocnemios) está firme y dolorida. El dolor intenso es muy común. Dependiendo de la localización de los trombos, puede haber disfunción orgánica: fallo renal agudo, diarrea hemorrágica…Si el trombo se localiza en la aorta distal produce dolor, palidez, parestesia, parálisis, déficit del pulso y poiquilotermia.

Los gatos afectados casi siempre tienen enfermedad cardíaca subyacente y la insuficiencia cardíaca congestiva a menudo se desencadena por la presencia de tromboembolismo sistémico.  Los signos de una insuficiencia cardíaca congestiva son disnea, taquipnea, soplo de regurgitación mitral, ritmo de galope y arritmias supra y/o ventriculares.

Entre los diagnósticos diferenciales debemos incluir enfermedades neuromusculares, neuropatía diabética, trauma y miastemia gravis.

Con la ecografía podemos detectar la presencia del trombos en la aurícula en ocasiones, asi como visualizar el daño cardíaco subyacente causante del problema.

Ecográficamente se demuestra la enfermedad cardíaca subyacente. En ocasiones pueden detectarse trombos en la aurícula izquierda.

Con la angiografía podemos localizar el trombo por la ausencia de contraste en las arterias afectadas.

Si determinamos la presión sanguínea en los miembros sospechosos observaremos una ausencia o disminución considerable de la presión arterial.

En el hemograma y bioquímicas pueden observarse azotemia, debido a la deshidratación, disminución del volumen minuto o embolización renal, aumento de la ALT y AST por daño y necrosis del músculo esquelético, aumento de LDH y CPK por lesión muscular y aumento de la glucosa  por estrés.

En las radiografías pueden observarse indicios de insuficiencia cardíaca congestiva, incluyendo edema pulmonar, efusión pleural y cardiomegalia.

Radiografia digital de un gato afectado por cardiomiopatia hipertrófica y tromboembolismo secundario

En cuanto al tratamiento primario, debemos de manejar la insuficiencia cardíaca congestiva, promover la circulación colateral masajeando manualmente los músculos varias veces al día y prevenir las coagulaciones adicionales con heparina.

El tratamiento secundario se basa en poner calor, con bolsas de agua caliente o guantes, evitando el calor intenso, porque los miembros son muy sensibles al daño térmico, bicarbonato sódico para corregir la acidosis  metabólica y la hiperpotasemia, previa demostración de la acidosis metabólica, analgesia con buprenorfina y aspirina para evitar trombosis futuras. El empleo de agentes tromboembolíticos  se asocia a elevadas tasas de mortalidad.

La heparina puede prevenir la activación adicional de la cascada de la coagulación, y debemos administrarla algunos días después de la trombosis.

La anestesia y embolectomía se asocian a alta tasa de mortalidad debido a  la enfermedad cardíaca concurrente.

Los bloqueantes beta-adrenérgicos no selectivos están contraindicados porque pueden impedir el desarrollo de la circulación colateral.

El pronóstico es reservado. Los pacientes que sobreviven muestran mejoría estable en la función del miembro que comienza a las 24-72 horas de la presentación. El pronóstico es grave para los gatos que no muestran mejoría en ese espacio de tiempo y en los pacientes que experimentan cambios gangrenosos. Los gatos supervivientes están en riesgo de recurrencia.

En definitiva, en los casos de parálisis o paresias de miembros posteriores en felinos de aparición súbita la sospecha de tromboembolismo aórtico debe estar siempre presente.

Cristina Nieto Paredes

Veterinaria HV Abros