Posts etiquetados ‘zoonosis’

Si quieres saber mas, puedes consultar el siguiente enlace:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

Las infecciones parasitarias externas son de los problemas más frecuentes que pueden afectar a la piel de los hurones. Estas infecciones cursan con síntomas y lesiones variadas; por ello aquí os mostramos información básica sobre los ácaros que las causan.

Garrapatas. Ixodex ricinus es la especie más frecuente entre los hurones domésticos, pudiéndonos encontrar otras especies en hurones que salen al exterior y tienen contanto con otros animales. Ocasionalmente la presencia de este parásito puede producir pequeñas heridas causadas por la acción mecánica del capítulo (la parte rostral de la garrapata), o en casos de infestaciones graves podrían llegar a producir anemias.

Ixodes ricinus

Ixodes ricinus

Pulgas. Se puede ver infectado por las pulgas del perro o del gato (Ctenocephalides sp.). La transmisión se produce por contacto directo con el portador o a través del medio ambiente. Suele causar una situación de prurito abundante, sin embargo, en esta especie no están descritas las reacciones de hipersensibilidad (alergias).

Sarna auricular. Otodectes cynotis es el ácaro causante de esta patología. Se aloja en los conductos auditivos, causando sensación de picor y abundante secrección marronácea, que no se ha de confundir con el cerumen fisiológico. La transmisión se produce por contacto directo con otro animal afectado (hurón, gato, perro) que en muchas ocasiones son asintomáticos.

Otodectes

Otodectes

Sarna del tronco o sarcóptica. Originada por Sarcoptes scabiei, se trata de una condicón muy pruriginosa y contagiosa, la cual habitualmente se desarrolla en el tronco, y en formas más localizadas, en las extremidades. Se transmite por contacto directo y a través del medio ambiente.

Sarna demodécica. Raramente descrita. Se caracteriza por coloración amarillenta en la zona perianal y peribucal; no suele ser causante de prurito.

Demodex hurón

Demodex hurón

El tratamiento se realiza a base de antiparasitarios externos, imidoclopramida, moxidectina, selamectina, fipronilo para pulgas, e ivermectina en casos de sarna. Al igual que en otras especies, se aconseja la prevención para evitar tener que combatir enfermedades ni plagas en nuestro hogar.

Las parasitosis del aparato digestivo son menos frecuentes que en el perro y en el gato, y afectan principalmente a animales jóvenes o inmunodeprimidos. Se diagnostican tras la exploración, signos clínicos compatibles y mediante un estudio coprológico.

Protozoos. Isospora putorii, I. Laidlawi, Eimeria putoris, E. Furonis, E vison, E ictidea, Cryptosporidium, Giardia intestinalis.

Isospora

Isospora

Nematodos. Toxocara cati, Toxascaris leonina,, Euparyphium melis, Uncinaria criniformis, Capillaria putorii, Capillaria mucronata. En zonas endémicas tambien son susceptibles de dirofilariosis.
Cestodos. Dypilidium caninum.

Los síntomas son los típicos de enfermedad gastrointestinal, como pueden ser vómitos, diarreas, dolor abdominal, tenesmo, debilidad, adelgazamiento o incluso deshidratación. En el caso de los protozoos puede llegar a producirse prolapso rectal. El tratamiento se realiza en función del tipo de parásito que presente, y suele ser a base de sulfamidas, metronidazol o selamectina.

Si quieres leer mas articulos sobre hurones: https://elblogdeabritos.wordpress.com/?s=hurones

Deborah García Martínez, especialista en especies exóticas HVA

Las infecciones parasitarias externas son condiciones que nos encontramos con frecuencia a los largo de la vida de nuestro conejo, por ello aquí os dejamos información sobre los parásitos que les pueden afectar, y así intentar prevenir e identificarlos con la mayor rapidez.

Oreja afectada por Psoroptes cuniculi

Oreja afectada por Psoroptes cuniculi

Sarna del tronco. Debida a ácaros como Sarcoptes Scabiei y Notoedres spp. Se observa habitualmente alopecia, eritema cuáneo, costras y prurito intenso.

Sarna auricular. Está causada por Psoroptes cuniculi y se trata se una infección frecuente. Es muy contagioso, se transmite a través del medio ambiente (las costras con parásitos pueden vivir hasta 21 días en condiciones de humedad y temperatura óptimas) y contacto directo con otros conejos portadores. Es causante de abundante picor y secrección en ambos pabellones auditivos marronácea o blanquecina, y en estadios más avanzados aparecen costras dando aspecto de mil hojas en la oreja que pueden ascender a lo largo del pabellon.

Psoroptes cuniculi

Psoroptes cuniculi

Cheyletielosis. Producida por el ácaro Cheyletiella parasitovax, que vive en la superficie de la epidermis. Los signos clínicos más típicos son un pelo de aspecto casposo, sobre todo en la línea dorsal del cuerpo. Puede haber zonas de alopecia, y disversos niveles de prurito. Muchos conejos son portadores sanos, y se transmite por contacto directo.

Cheyletiella conejo

Cheyletiella conejo

Leporacarus gibbus. La infectación transmitida por este ácaro suele ser poco patógena, con poco o ningún prurito. Muchos de los portadores son asintomáticos, y cuando presentan lesiones suelen ser en forma de alopecias y costras en el dorso del conejo.

Pulicosis. Se pueden infectar por pulgas de perro o gato (Ctenocephalides sp.) o del conejo común y liebre (Spilopsyllus cuniculli). Este último es uno de los agentes responsables de la transmisión del virus de la Mixomatosis. Normalmente las lesiones se dan en la cara, pabellones auriculares y a veces en el dorso. Pueden causar picor, alopecia y lesiones escamo-costrosas.

Miasis cutánea. Causada por la mosca Cuterebra spp., que pone sus huevos cerca de criaderos de conejos. Suele aparcer en épocas cálidas, las larvas migran a la piel del conejo, penetran por un orificio natural y forman nódulos subcutáneos en la línea dorsal de la espalda, los pliegues axilares e inguinales, en abdomen, y región perianal, sobre todo cuando hay diarreas o tras una herida.

Garrapatas. Hemaphysalis leporispalustris es la más frecuente. En infestaciones muy graves puede llegar a ocasionar anemia.

Tiriosis. Se trata de una infestación por piojos picadores Haemodipsus ventricosus. Suelen causar pérdida de pelo, pápulas y abundante prurito. Se transmite facilmente por contacto directo, y los animales más sensibles son los jóvenes, los de criadero o aquellos que presentan carencias alimenticias.
El tratamiento se realiza en función al tipo de parásito que presenta el conejo y las condiciones individuales del animal. Los medicamentos más habituales son ivermectina, moxidectina, imidacloprida, selamectina o lufenuron. El fipronil no debe usarse en conejos.

Las infecciones parasitarias internas o digestivas no son muy habituales en el conejo doméstico, entre las cuales las mas comunes son:

Coccidios del género Eimeria, causantes de enfermedad hepática (E. Stiedae) y de enfermedad intestinal (E. media, E. magna, E. Perforans, E. Irresidua, entre otros)
Nematodos. Passarulus ambiguus, normalmente no es patógeno, se encuentra en las heces del animal. Obeliscoides cuniculi afecta al estómago de los conejos. Balisascaris procyonis causa encefalitis.
Cestodos y trematodos. Los más destacados son Cittotaenia variabilis y Fasciola hepática. Esta última afecta a la vesícula biliar puediendo llegar a causar cuadros graves y como consecuencia la muerte del conejo.

Fasciola, imagen microscópica

Fasciola, imagen microscópica

El tratamiento se realiza en función del estado del animal, de los síntomas y del parásito que esté afectando, normalmente a base de sulfamida-trimetropim, toltrazuril, fenbendazol, ivermectina, selamectina o praziquantel.

Si quieres leer mas información sobre parásitos en conejos, puedes consultar el artículo sobre encephalitozoon: https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/08/11/poyo-conejo-afectado-por-encephalitozoon-cuniculi/

Deborah García Martínez, especialista especies exóticas

La rabia es una enfermedad aguda infecciosa viral del sistema nervioso central. Provoca una encefalitis aguda que tiene un fatal desenlace. Casi todos los individuos que son afectados por el virus de la rabia mueren. Este virus afecta a mamíferos, incluido el ser humano, transmitiéndose principalmente mediante la saliva.

Podemos encontrar rabia en prácticamente todos los lugares del mundo, a excepción de Australia. El lugar donde más rabia hay es en Asia, donde mueren más de 30000 mil personas al año por la enfermedad.

El mapa nos presenta la presencia/ausencia de casos de rabia en el año 2007

El mapa nos presenta la presencia/ausencia de casos de rabia en el año 2007

La rabia es una zoonosis, es decir, puede transmitirse de los animales a los seres humanos y entre los animales que destacan en la transmisión del virus al hombre están los perros, gatos, murciélagos, zorros, hurones y lobos, entre otros.

AVEPA ( Asociación veterinarios españoles especialistas en animales de compañía) ha redactado unas recomendaciones como protocolo de actuación frente a la amenaza que supone la rabia.

AVEPA ( Asociación veterinarios españoles especialistas en animales de compañía) ha redactado unas recomendaciones como protocolo de actuación frente a la amenaza que supone la rabia.

Se puede diferenciar la rabia en rabia urbana y silvestre. La rabia urbana suele aparecer en zonas donde la densidad de población de perros es muy alta y se transmite entre perros. En cambio, en la rabia silvestre, el principal transmisor de la enfermedad es el murciélago.

El principal transmisor de la rabia silvestre es el murciélago.

El principal transmisor de la rabia silvestre es el murciélago.

El principal portador de la rabia en todo el mundo es el perro, pero podemos encontrarnos lugares donde el gato transmita en si más que el perro. Antiguamente, por ejemplo en España, el principal vector en la transmisión de la enfermedad eran los zorros y los lobos, pero la población de estas dos especies fue mermando mucho en los últimos años y ahora los dos vectores más comunes son los gatos silvestres y murciélagos.

La rabia es un virus que no es muy resistente en el medio ambiente. (Existen virus que pueden permanecer activos mucho tiempo en el medio ambiente, donde podemos hablar incluso de años, en cambio el virus de la rabia es un virus bastante lábil que no sobrevive más de 24 horas en el medioambiente).

Microscopía electríonica del virus causante de la rabia

Microscopía electríonica del virus causante de la rabia

La vía de transmisión es principalmente por mordeduras, aunque existe la posibilidad de infectarse, si la saliva entra en contacto con mucosas o heridas que tengamos en la piel. (Se ha documentado algunos casos donde incluso se han infectado personas con el virus por el aire en cuevas con una densidad muy alta de murciélagos en ellas).

Desde que un animal es mordido por otro, pueden tardar en aparecer los síntomas desde 5 días a un año. Lo normal es que aparezcan los síntomas 20 días después de ser mordidos. El virus, una vez que penetra en el cuerpo y viaja por los nervios hasta el cerebro, donde provoca la encefalitis.

Esta imagen nos muestra la estructura del virus de la rabia

Esta imagen nos muestra la estructura del virus de la rabia

En el perro se suelen diferenciar tres fases de la enfermedad.

  1. Fase Prodrómica: Se caracteriza por nerviosismo, ansiedad y que se aparta de nosotros el perro. Puede haber fiebre. Se produce  una alteración en la conducta, así un perro que normalmente es amigable con nosotros, se transforma en agresivo. Esta fase suele durar solo unos pocos días.
  2. Fase furiosa: No siempre la tienen los perros. En esta fase el perro es muy sensible a los estímulos visuales y auditivos. Intentan evitar estar expuestos al sol y a los ruidos, así un perro con rabia busca la oscuridad.  Parece que tienen más actividad de la habitual, pueden tener convulsiones e incluso morir. Suele durar también unos pocos días.
  3. Fase paralítica: Tampoco se presenta en todos los cosas como la anterior. Hay parálisis de los músculos de la cabeza y del cuello.
    Cuadro en fase terminal de rabia

    Cuadro en fase terminal de rabia

    Al tener esa parálisis de los músculos, el perro es incapaz de tragar y así tenemos la típica imagen de perro rabioso que tiene mucha espuma en la boca. No es que aumente la producción de saliva sino que simplemente la saliva que produce no la da tragado. También suelen aparecer con la boca abierta por la parálisis de la mandíbula. En ocasiones hay parálisis de los músculos que actúan en la respiración y así muere por una insuficiencia respiratoria. Está fase también se suele llamar “fase muda” ya que en este estadío suelen perder la habilidad de ladrar. Antes de llegar a ser mudo, el dueño nota que el timbre del ladrido cambia progresivamente.

Para saber si un perro tiene la rabia o no la tiene, necesitamos hacer un estudio inmunohistológico del cerebro con lo cual hay que eutanasiar previamente al animal. Actualmente se intenta diagnosticar la rabia en etapas tempranas mediante pruebas como es análisis por PCR sin tener que llegar a la muerte del animal.

No hay ningún tratamiento curativo de la rabia, una vez que el animal presenta los síntomas de la enfermedad. La prevención mediante vacunación es la clave en el control de la rabia.

Daniel López Capas

Veterinario Hospital veterinario Abros

Tienes un gato desde o quizás acabas de adquirir un gatito y si dentro de algún tiempo igual decides tener un hijo, es en ese momento cuando comenzaras a oír la palabra toxoplasmosis constantemente. Antes de que te metan miedo con historias falsas o exageradas, es preferible que puedas tener toda la información a modo preventivo y que conozcas la relación con certeza de los gatos y la toxoplasmosis para que no tengas ningún miedo y disfrutes de tu embarazo junto con tu gato.

embarazo

¿Qué es la Toxoplasmosis?

Es una infección ocasionada por un parásito microscópico denominado toxoplasma gondii. Aunque la infección es generalmente una enfermedad leve, es peligrosa durante el embarazo ya que, en ocasiones, el parásito puede infectar la placenta y al bebé.

Es una zoonosis porque se transmite de animales a personas, y nuestros amigos los gatos son el único huésped definitivo para este parásito, es decir, el gato es el único animal que elimina los huevos del parásito en las heces.

Estos parásitos se encuentran sobre todo en la tierra, y la suelen transmitir los roedores y los pájaros. Cuando un gato caza y come estos animales, el parásito utiliza al gato para incubar sus ooquistes, que realmente son los que podemos considerar nuestro mayor enemigo, no el gato. Si nuestro gato no esta contagiado y no caza ni come animales vivos, sino pienso, no hay ningún problema. Si comiera carne cruda habría que evitarlo durante el embarazo.

Un gato infectado con el parasito lo incuba durante un periodo de entre 2 – 20 días, y durante un mes lo excreta en las heces. Estas heces con ooquistes deben estar expuestas durante 24 – 48 horas para que sean infecciosas, cosa que no ocurre si limpiamos las heces a diario. Puedes limpiar el arenero con guantes y lavarte las manos posteriormente como medida preventiva pero ten en cuenta que para contagiarte necesitas tocar las heces con las manos y llevártelas a la boca

No abandones a tu mejor amigo y compañero por algo que jamás pasara.

embarazo

GATOS Y BEBES COMPATIBLES

 Ser madre es una de las mayores responsabilidades de nuestra vida. No podemos ser madres con una irresponsabilidad tan grave como la de abandonar a un compañero que depende de nosotros. Si has decidido hacerte cargo de un animal, responsabilizarte y cuidarlo, debes ser consecuente y que el gato estará ahí como un miembro más de la familia.

Los animales están ahí todos los días, sean buenos  o malos, estés riendo o llorando, ellos siguen siempre ahí, por eso debemos informarnos correctamente antes de tomar una decisión drástrica.

Realmente los niños que se crían con animales son más sociables y felices.

Por otro lado si el gato presenta problemas de comportamiento ante la llegada de un bebe, estos problemas tienen solución.

Generalmente los problemas de comportamiento cuando llega un bebe a casa pueden consistir en que el gato orina o defeca fuera del arenero (estrés), o algún tipo de agresión (estrés). Este estrés normalmente es causado por el propio propietario, consciente o inconscientemente. Por ejemplo, para el gato es muy importante su territorio y olor, por lo tanto si empezamos a cerrarle puertas (la habitación del bebe llena de muebles nuevos sin feromonas de tu gato), puede ocasionar que el gato se sienta estresado al no poder marcar con sus feromonas esa zona sin explorarla, para tener su territorio perfectamente controlado, una de las actividades principales de ser gato. Las feromonas de gato son inocuas, no huelen, no se palpan, no están llenas de microbios ni nada parecido, son únicamente para uso personal del gato, y el gato necesita impregnar su propio olor, todo lo que le rodea para sentirse tranquilo y a gusto.

Otro ejemplo, cambio de hábitos por nuestra parte. De jugar mucho con el gato, tener rutinas diarias con él, a olvidarnos completamente de él. Los gatos no tiene celos, ni envidia, ni odio, lo que sí que nota es que sus rutinas se han roto y el es un animal muy rutinario.

Otro fallo grave consiste en regañar al gato por cosas que jamás le habíamos regañado. Cuando se tiene un bebe se tiende a ser sobreprotectores, y ahora regañamos al gato hasta por subirse al sofá cuando siempre ha dormido allí. Esto es lo que el gato nota y es lo que causa problemas de conducta.

toxoplasmosis-gatos

LLEGAR A CASA CON EL BEBE Y PRESENTARSELO AL GATO

 Cuando el bebe haya nacido, se le pueden ir llevando al gato ropa o trapitos impregnados de olor del bebe para que lo vaya reconociendo. Presentar el bebe al gato ha de ser lo más natural y amoroso posible.

Hay que tener en cuenta algo muy importante, para el gato, un bebe humano no es igual que un humano adulto: se mueve diferente, vocaliza diferente y con ruidos muy altos y agudos, huele diferente, y quizás en alguna ocasión pueda tenerle miedo. Pero si actuamos con naturalidad y le restamos importancia, comprobaremos que poco a poco, el gato se interesa por  este nuevo compañero. Podemos dejar sin problema que el gato se acerque al bebe, utilizando premios, con calma, podemos dejar incluso que duerma junto a él. Pero nunca dejarlos solos, el gato puede acostarse encima del bebé y asfixiarle con su peso.

El GEMFE ha publicado unas recomendaciones en cuanto a los  riesgos que puede suponer la toxoplasmosis para las personas y los cuidados que debemos tener con esta enfermedad.  Creemos que es un tema importante que todos debemos conocer y os transcribimos el artículo tal como fue publicado.  Esperamos que os sirva de ayuda:

Posicionamiento GEMFE ante toxoplasmosis

Posicionamiento GEMFE ante toxoplasmosis_01

Posicionamiento GEMFE ante toxoplasmosis_02

Posicionamiento GEMFE ante toxoplasmosis_03

Posicionamiento GEMFE ante toxoplasmosis_04

En el enlace adjunto  en el final del post,  podeis ver la presentación de la conferencia realizada el día 13 Diciembre en nuestro hospital a cargo de Bárbara Daza sobre enfermedades felinas transmisibles al hombre.

image008

Enfermedades felinas transmisibles al hombre

Los parásitos internos (endoparásitos) son pequeños organismos que viven en el interior del cuerpo de nuestra mascota.

Este artículo es un pequeño acercamiento al inmenso mundo de los parásitos internos que pueden afectar a nuestros animales de compañía.

Imagen microscópica de larva parasitaria

Hay una gran variabilidad en cuanto al cuadro clínico que puede manifestar la mascota, ya que hay diferentes tipos (destacando los gusanos intestinales y los protozoos), la localización que pueden tener en el interior del cuerpo es diversa (podemos encontrarlos en muchos órganos siendo los más frecuentes el intestino, corazón, pulmón y músculos, y la frecuencia con que afectan los diferentes tipos de parásitos a nuestras mascotas depende de varios factores como son la edad de nuestra mascota (son más propensos a ser parasitados animales jóvenes, principalmente por su estado inmunológico), su estado de salud, el lugar donde viven( urbano/ rural, ya que en el campo hay más animales portadores de enfermedades parasitarias, como pueden ser los pájaros, ratones, zorros,… ), la climatología (es otro factor muy importante ya que hay muchos parásitos internos que dependen de un agente que lo introduce en el interior del cuerpo. Estos agentes suelen ser las garrapatas, pulgas y mosquitos entre otros, y estos vectores dependen de las condiciones climáticas. Así se ven picos de una enfermedad u otra en diferentes estaciones del año).

Hay que tener en cuenta que si nuestra mascota está parasitada no es sólo un problema de nuestro amigo, pues puede afectar también a otros animales de su entorno e incluso a nosotros mismos. Las zoonosis son enfermedades que puede transmitirse de animales a seres humanos y el impacto que pueden tener en el ser humano es muy diverso, pudiendo llegar, incluso, a ser mortales.

Una de las zoonosis parasitarias más conocidas en España es la “lombriz solitaria”. Es una enfermedad parasitaria intestinal causada por las formas adultas de  cestodos del género Taenia. El nombre científico de la solitaria es Taenia Solium o Taenia Saginata. Se le puso el nombre de solitaria porque normalmente solo se encuentra una forma adulta de varios metros de longitud en el animal parasitado.

Otras zoonosis producidas por parásitos muy conocidas son las equinococosis, triquinosis, y la leishmaniosis.

Imagen microscópica de una larva de triquina enquistada en tejido muscular

Las vías de entradas en el organismo del animal pueden ser muy diversas. Entre ellas destacan la oral, a través de la piel, la genital y la

nasal. La más usual es la oral. Un ejemplo de parásitos que entran a través de la piel (vía percutánea), es el ancylostoma caninum. Las larvas al entrar en contacto con la piel del hospedador, penetran activamente a través de ella, y una vez en el interior del cuerpo se expanden por todo él.

Imagen microscópica de un huevo de Ancylostoma Caninum

Los síntomas que pueden provocar  los parásitos en nuestra mascota son muy diversos y las mascotas tienen respuestas diferentes a un mismo  parásito.  Un animal que está parasitado no necesariamente tiene que tener una apariencia de “enfermo”, como puede ser el estar delgado, no tener brillo en el pelo, tener diarrea, vómitos, etc. Si llegamos a estos síntomas, la carga parasitaria que suele tener el animal es elevada… Así, podemos tener animales parasitados con protozoos intestinales, que en unos provocan un cuadro de enfermedad muy suave y en otras diarreas muy intensas, que pueden terminar con la vida del animal;  nuestra mascota puede estar tosiendo porque simplemente tenga una pequeña traqueitis o porque una larva de un parásito está atravesando el pulmón; tener estornudos por tener alergia al polen o por albergar en la fosa nasal un parásito de varios centímetros llamado linguatula serrata; presentar diarrea por mala alimentación o por  protozoos que están haciendo daño en la pared abdominal. Así, aunque a nuestra mascota parezca que no le pasa nada, puede albergar parásitos muy peligrosos.

Larva de Linguatula Serrata

Los efectos patógenos que puede provocar un parásito en el interior del organismo son variados. Uno de ellos es el daño tisular o celular. Existen parásitos que penetran en el interior de una célula del organismo para alimentarse y multiplicarse y al final destruyen a su célula hospedadora (Un ejemplo de esta manera de actuar, es en la piroplasmosis, más conocida como la enfermedad de la garrapata, provocada por un parásito llamado babesia, que penetra en los glóbulos rojos para completar su ciclo. A consecuencia de la destrucción de los glóbulos rojos se provoca anemia, llegando incluso a provocar la muerte del animal. Otra manera de hacer daño en el organismo es por alteraciones nutricionales (un claro ejemplo son la mayoría de parásitos internos que habitan en el tracto digestivo: Tanto el parásito como el hospedar compiten por los nutrientes del bolo alimenticio). Así, lo que se puede observar en el animal, son enfermedades provocadas por disminución de vitaminas, aminoácidos o minerales, siendo los síntomas que pueden provocar las alteraciones nutricionales, diversos: pueden ser un pelaje sin brillo, adelgazamiento progresivo aunque la ingesta de comida es la misma, síntomas gastrointestinales, alteraciones mecánicas, como por ejemplo las obstrucciones intestinales provocadas por tenias.

Hay que tener en cuenta que la variedad de parásitos internos es inmensa. Los hay de todos los tamaños, localizaciones internas diversas, más o menos dañinos,… Como son tan diversos también la manera de combatirlos es muy diversa: No hay ningún antiparasitario que elimine todos los tipos de parásitos internos y cuanto más específico sea el antiparasitario para el parásito que queremos eliminar, mayor será el porcentaje de éxito que obtendremos.

Es muy importante desparasitar a nuestras mascotas con cierta frecuencia y el veterinario nos aconsejará que antiparasitario tenemos que usar y la pauta de administración que tenemos que seguir.

Imagenes de especímenes adultos de tenias y huevos de las mismas

El funcionamiento de los antiparasitarios internos difiere de las vacunaciones: Las vacunas tienen un efecto a largo plazo en el

Lesiones en pulmón provocadas por quistes de Echinococus granulosus

animal, sin embargo, los antiparasitarios internos tienen un efecto puntual en el tiempo, es decir, si tenemos un animal con parásitos y le damos un antiparasitario interno, este lo eliminará pero si al cabo de unos días vuelve a entrar en contacto con nuevos parásitos, volverá a infestarse.

Lo usual es utilizar antiparasitarios de amplio espectro y es mejor tener un plan preventivo contra las enfermedades parasitarias que la curación. No solo llega con dar un antiparasitario cada 3 meses de amplio espectro. Entre otras, las  medidas recomendadas que hay que cumplir a mayores es la eliminación correcta de las heces de nuestra mascota, evitar el contacto con excrementos de otros animales, etc.

Hay que insistir en que aunque los parásitos internos no se ven a simple vista, pueden provocar graves daños tanto en nuestra mascota como en otros animales e incluso en nosotros mismos. En los últimos años la convivencia con los animales se ha ido intensificando y por ello debemos extremar las precauciones.

Debemos concienciarnos de la importancia de un buen manejo de los animales de compañía, para adquirir un estado de salud óptimo y así disfrutar al máximo de ellos.

Daniel López Capas

Veterinario Hospital veterinario Abros.