¿POR QUÉ LOS PERROS SON AGRESIVOS?

Publicado: 15 enero, 2016 en Cosas Interesantes

Es fundamental entender que la agresividad es un componente normal de la conducta tanto de los perros como del resto de animales, incluidos los humanos.

La diferencia entre lo que conocemos por un perro agresivo y uno que no lo es, reside en la “facilidad” y en la intensidad con la que el animal manifiesta la agresividad. Todos los perros, llevados al límite o en situaciones muy concretas, pueden llegar a ser agresivos.

perro

Normalmente, la agresividad en los perros tiene un origen multifactorial, es decir, está provocado por la interacción conjunta y simultánea de muchos factores. Esto puede provocar que el perro sea agresivo en una situación determinada y que no lo sea o lo sea mucho menos en otra situación aparentemente igual o muy parecida.

¿Qué factores afectan a la agresividad?

Podemos dividir los factores que influyen en el desarrollo y la aparición de la agresividad en los perros en internos, o propios del animal, y externos, o derivados del entorno y el grupo familiar en el que vive el perro.

 Factores internos

  1. Genéticos: cada perro nace con una predisposición, mayor o menor, a manifestar agresividad al igual que nace, por ejemplo, con una predisposición determinada a padecer distintas enfermedades o patologías.
  2. Hormonales: varias hormonas intervienen en la agresividad en los perros. Las principales son las hormonas sexuales (la testosterona en el macho y los estrógenos en la hembra), que pueden modificar la agresividad de los perros, tanto hacia otros animales del mismo sexo como hacia las personas, y las hormonas tiroideas. La glándula tiroides regula muchas funciones del organismo y cuando no funciona bien, además de otros síntomas, puede aumentar la tendencia a la agresividad.
  3. Enfermedades: muchos problemas médicos en los perros pueden favorecer la aparición de la conducta agresiva o un aumento de ella. Los más habituales son los que producen dolor y malestar, como la otitis, la artritis, etc. El dolor es una causa muy subestimada de agresividad y debe valorarse en todo perro agresivo.

Factores Externos

  1. Entorno y estructura familiar: las deficiencias del entorno (paseos, ejercicio y estimulación insuficientes) o los cambios en la estructura del grupo familiar (llegada o ausencia repentina de algún miembro) pueden influir en la agresividad.
  2. Aprendizaje y educación: quizá es este el factor más importante, ya que puede modular o modificar sustancialmente todos los demás. Unas normas básicas y una relación consistente y predecible con el animal proporcionan la base fundamental para conseguir que nuestro perro no sea agresivo.
  3. Relaciones con la madre: si las relaciones entre la madre y el cachorro no son suficientes y apropiadas durante las primeras semanas de vida, los cachorros tolerarán peor el estrés cuando sean adultos, por lo que pueden ser más activos, miedosos o agresivos.
  4. Socialización: la falta de una socialización adecuada está detrás de muchos problemas de miedo y agresividad en los perros.
  5. Uso del castigo: los últimos estudios parecen demostrar que los perros educados con sistemas basados en el castigo son más agresivos que los que se educan con refuerzo positivo.

perro

¿Afectan todos estos factores por igual a la agresividad?

La influencia de cada uno de estos factores puede ser diferente según cada perro y en función de la situación, el momento o las circunstancias en las que se encuentre el animal.

Incluso, un mismo factor puede ser el principal responsable de la aparición de un tipo de agresividad y tener, sin embargo, un papel secundario en otro tipo.

Un ejemplo es la castración de un perro macho cuando es agresivo. Es cierto que eliminar la testosterona tendrá una influencia grande en un tipo de agresividad específico, como es la agresividad hacia otros perros machos; sin embargo, su efecto será nulo o inapreciable en un caso de agresividad por miedo hacia otros congéneres.

¿Podemos actuar sobre estos factores para mejorar la conducta del perro?

Los tratamientos usados para corregir o mejorar la agresividad en los perros se basan en eliminar o reducir aquellos factores que estén afectando al problema.

Desgraciadamente, no podemos actuar sobre todos ellos. Por ejemplo, la predisposición genética que presenta el animal desde el nacimiento es algo que no podemos modificar y tendremos que alterar el resto de factores para conseguir que esa tendencia se exprese lo menos posible.

La modificación de los factores externos al animal mediante técnicas de modificación de la conducta suele ser el sistema más empleado y que mejores resultados proporciona en el tratamiento de la agresividad canina.

perro 1

 

Covadonga Suárez Tesouro

Auxiliar comportamiento Hospital veterinario Abros

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s