Posts etiquetados ‘parásitos’

Elena Diéguez ha impartido una presentación organizada por APMOU sobre los peligros que pueden afectar a nuestras mascotas. Esperamos que pueda ser de utilidad para evitarles problemas.

Agradecemos la colaboración a APMOU por la organización de la conferencia y a nuestros clientes y a Laura Cano e Ignacio Gutierrez por cedernos imágenes para la presentación

Anuncios

TELAZZIAS 1

 

TELAZZIAS 2

TELAZZIAS 3

TELAZZIAS 4

Las infecciones parasitarias externas son de los problemas más frecuentes que pueden afectar a la piel de los hurones. Estas infecciones cursan con síntomas y lesiones variadas; por ello aquí os mostramos información básica sobre los ácaros que las causan.

Garrapatas. Ixodex ricinus es la especie más frecuente entre los hurones domésticos, pudiéndonos encontrar otras especies en hurones que salen al exterior y tienen contanto con otros animales. Ocasionalmente la presencia de este parásito puede producir pequeñas heridas causadas por la acción mecánica del capítulo (la parte rostral de la garrapata), o en casos de infestaciones graves podrían llegar a producir anemias.

Ixodes ricinus

Ixodes ricinus

Pulgas. Se puede ver infectado por las pulgas del perro o del gato (Ctenocephalides sp.). La transmisión se produce por contacto directo con el portador o a través del medio ambiente. Suele causar una situación de prurito abundante, sin embargo, en esta especie no están descritas las reacciones de hipersensibilidad (alergias).

Sarna auricular. Otodectes cynotis es el ácaro causante de esta patología. Se aloja en los conductos auditivos, causando sensación de picor y abundante secrección marronácea, que no se ha de confundir con el cerumen fisiológico. La transmisión se produce por contacto directo con otro animal afectado (hurón, gato, perro) que en muchas ocasiones son asintomáticos.

Otodectes

Otodectes

Sarna del tronco o sarcóptica. Originada por Sarcoptes scabiei, se trata de una condicón muy pruriginosa y contagiosa, la cual habitualmente se desarrolla en el tronco, y en formas más localizadas, en las extremidades. Se transmite por contacto directo y a través del medio ambiente.

Sarna demodécica. Raramente descrita. Se caracteriza por coloración amarillenta en la zona perianal y peribucal; no suele ser causante de prurito.

Demodex hurón

Demodex hurón

El tratamiento se realiza a base de antiparasitarios externos, imidoclopramida, moxidectina, selamectina, fipronilo para pulgas, e ivermectina en casos de sarna. Al igual que en otras especies, se aconseja la prevención para evitar tener que combatir enfermedades ni plagas en nuestro hogar.

Las parasitosis del aparato digestivo son menos frecuentes que en el perro y en el gato, y afectan principalmente a animales jóvenes o inmunodeprimidos. Se diagnostican tras la exploración, signos clínicos compatibles y mediante un estudio coprológico.

Protozoos. Isospora putorii, I. Laidlawi, Eimeria putoris, E. Furonis, E vison, E ictidea, Cryptosporidium, Giardia intestinalis.

Isospora

Isospora

Nematodos. Toxocara cati, Toxascaris leonina,, Euparyphium melis, Uncinaria criniformis, Capillaria putorii, Capillaria mucronata. En zonas endémicas tambien son susceptibles de dirofilariosis.
Cestodos. Dypilidium caninum.

Los síntomas son los típicos de enfermedad gastrointestinal, como pueden ser vómitos, diarreas, dolor abdominal, tenesmo, debilidad, adelgazamiento o incluso deshidratación. En el caso de los protozoos puede llegar a producirse prolapso rectal. El tratamiento se realiza en función del tipo de parásito que presente, y suele ser a base de sulfamidas, metronidazol o selamectina.

Si quieres leer mas articulos sobre hurones: https://elblogdeabritos.wordpress.com/?s=hurones

Deborah García Martínez, especialista en especies exóticas HVA

Las infecciones parasitarias externas son condiciones que nos encontramos con frecuencia a los largo de la vida de nuestro conejo, por ello aquí os dejamos información sobre los parásitos que les pueden afectar, y así intentar prevenir e identificarlos con la mayor rapidez.

Oreja afectada por Psoroptes cuniculi

Oreja afectada por Psoroptes cuniculi

Sarna del tronco. Debida a ácaros como Sarcoptes Scabiei y Notoedres spp. Se observa habitualmente alopecia, eritema cuáneo, costras y prurito intenso.

Sarna auricular. Está causada por Psoroptes cuniculi y se trata se una infección frecuente. Es muy contagioso, se transmite a través del medio ambiente (las costras con parásitos pueden vivir hasta 21 días en condiciones de humedad y temperatura óptimas) y contacto directo con otros conejos portadores. Es causante de abundante picor y secrección en ambos pabellones auditivos marronácea o blanquecina, y en estadios más avanzados aparecen costras dando aspecto de mil hojas en la oreja que pueden ascender a lo largo del pabellon.

Psoroptes cuniculi

Psoroptes cuniculi

Cheyletielosis. Producida por el ácaro Cheyletiella parasitovax, que vive en la superficie de la epidermis. Los signos clínicos más típicos son un pelo de aspecto casposo, sobre todo en la línea dorsal del cuerpo. Puede haber zonas de alopecia, y disversos niveles de prurito. Muchos conejos son portadores sanos, y se transmite por contacto directo.

Cheyletiella conejo

Cheyletiella conejo

Leporacarus gibbus. La infectación transmitida por este ácaro suele ser poco patógena, con poco o ningún prurito. Muchos de los portadores son asintomáticos, y cuando presentan lesiones suelen ser en forma de alopecias y costras en el dorso del conejo.

Pulicosis. Se pueden infectar por pulgas de perro o gato (Ctenocephalides sp.) o del conejo común y liebre (Spilopsyllus cuniculli). Este último es uno de los agentes responsables de la transmisión del virus de la Mixomatosis. Normalmente las lesiones se dan en la cara, pabellones auriculares y a veces en el dorso. Pueden causar picor, alopecia y lesiones escamo-costrosas.

Miasis cutánea. Causada por la mosca Cuterebra spp., que pone sus huevos cerca de criaderos de conejos. Suele aparcer en épocas cálidas, las larvas migran a la piel del conejo, penetran por un orificio natural y forman nódulos subcutáneos en la línea dorsal de la espalda, los pliegues axilares e inguinales, en abdomen, y región perianal, sobre todo cuando hay diarreas o tras una herida.

Garrapatas. Hemaphysalis leporispalustris es la más frecuente. En infestaciones muy graves puede llegar a ocasionar anemia.

Tiriosis. Se trata de una infestación por piojos picadores Haemodipsus ventricosus. Suelen causar pérdida de pelo, pápulas y abundante prurito. Se transmite facilmente por contacto directo, y los animales más sensibles son los jóvenes, los de criadero o aquellos que presentan carencias alimenticias.
El tratamiento se realiza en función al tipo de parásito que presenta el conejo y las condiciones individuales del animal. Los medicamentos más habituales son ivermectina, moxidectina, imidacloprida, selamectina o lufenuron. El fipronil no debe usarse en conejos.

Las infecciones parasitarias internas o digestivas no son muy habituales en el conejo doméstico, entre las cuales las mas comunes son:

Coccidios del género Eimeria, causantes de enfermedad hepática (E. Stiedae) y de enfermedad intestinal (E. media, E. magna, E. Perforans, E. Irresidua, entre otros)
Nematodos. Passarulus ambiguus, normalmente no es patógeno, se encuentra en las heces del animal. Obeliscoides cuniculi afecta al estómago de los conejos. Balisascaris procyonis causa encefalitis.
Cestodos y trematodos. Los más destacados son Cittotaenia variabilis y Fasciola hepática. Esta última afecta a la vesícula biliar puediendo llegar a causar cuadros graves y como consecuencia la muerte del conejo.

Fasciola, imagen microscópica

Fasciola, imagen microscópica

El tratamiento se realiza en función del estado del animal, de los síntomas y del parásito que esté afectando, normalmente a base de sulfamida-trimetropim, toltrazuril, fenbendazol, ivermectina, selamectina o praziquantel.

Si quieres leer mas información sobre parásitos en conejos, puedes consultar el artículo sobre encephalitozoon: https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/08/11/poyo-conejo-afectado-por-encephalitozoon-cuniculi/

Deborah García Martínez, especialista especies exóticas

Os queremos presentar dos casos reales que han acudido reciéntemente a nuestro hospital. En ambos se llegó al mismo diagnóstico, aunque el motivo de consulta, la prueba que nos permitió llegar el diagnóstico y la evolución son completamente diferentes.  Esta enfermedad puede manifestarse de formas muy diferentes y es vital  el diagnóstico precoz para conseguir que el tratamiento sea eficaz.

El primero es Ross, un cruce de Pastor Alemán de vida exterior, siempre ha vivido en un pueblo cerca de Ourense ciudad, 8 años de edad, con adelgazamiento progresivo y en  los últimos días cojera de la extremidad posterior izquierda, que no respondió al tratamiento con antiinflamatorios. Además el propietario nos dice que le duele todo, al tocarle se queja y que cada día está más apático y pasa más tiempo acostado. Continúa comiendo bien.

Ross ha adelgazado mucho, aunque sigue comiendo con mucho apetito

Ross ha adelgazado mucho, aunque sigue comiendo con mucho apetito

Exploración: muy delgado, zona inflamada mal definida a nivel de la musculatura del corvejón de la pata izquierda y una masa blanda subcutánea en el lado derecho del cuello de 6×8 cm y dolor muscular generalizado. Seborrea. Temperatura 39,7ºC. Linfonodos, mucosas, auscultación… todo normal.

Detalle del nódulo provocado por reacción inflamatoria desencadenada por el parásito

Detalle del nódulo provocado por reacción inflamatoria desencadenada por el parásito

Tenemos un perro que ha adelgazado, con buen apetito, cojera, dolor muscular, nódulos subcutáneo y muscular y fiebre.

Pruebas diagnósticas:

-Hematología: leve anemia arregenerativa.

-Radiografía de la extremidad afectada: sin alteraciones óseas.

En la radiografía no se aprecian lesiones en hueso. Si puede observarse inflamación de tejidos blandos.

En la radiografía no se aprecian lesiones en hueso. Si puede observarse inflamación de tejidos blandos.

-Citología de los linfonodos periféricos es normal. Citología del contenido de los nódulos: células inflamatorias (neutrófilos y macrófagos) con abundantes hematíes y ausencia de bacterias y otros organismos infecciosos.

-Ecografía del nódulo del cuello y la extremidad afectada: imagen de líquido y tejido blando trabeculado. El aspecto macroscópico del líquido es mucoide sanguinolento.

En la ecografía podemos apreciar el tamaño del nódulo (entre las flechas) con contenido líquido en su interior

En la ecografía podemos apreciar el tamaño del nódulo (entre las flechas) con contenido líquido en su interior

-Test ELISA de Leishmania en sangre negativo. Título de Anticuerpos de Leishmania en sangre negativo. PCR cuantitativo en el líquido de los nódulos positivo

analisis Ross

Empezamos tratamiento con alopurinol y antimoniato de meglumina. La respuesta no fue favorable y se decidió la eutanasia.

El segundo es Rayo, un Cocker Spaniel de 4 años que vive dentro de casa, pasa la mayor parte del año en Madrid y viene a Ourense esporádicamente. Acude a nosotros porque los últimos días le notan un poco apático y leve descamación alrededor de los ojos, adelgazó 500 gramos.

image (2)

Rayo

Exploración: condición corporal buena, mucosas, refil, auscultación y temperatura corporal normal. Linfonodos poplíteos y preescapulares levemente agrandados, seborrea y alopecia periocular, pequeña úlcera en la trufa. Seborrea y eccema en un codo. Conjuntivitis bilateral.

Título de anticuerpos antileishmania en sangre negativo, en el mes de Octubre.

Tenemos  un perro con una buena condición corporal, con apatía desde hace pocos días (síntoma muy inespecífico), lesiones leves en piel y linfonodos aumentados de tamaño.

Pruebas laboratoriales:

Punción y citología de los linfonodos poplíteos, observamos la presencia de amastigotes de Leishmania.

Hematología: leve anemia arregenerativa causada en este caso por una respuesta inflamatoria crónica.

Bioquímicas en sangre de hígado y riñón normales.

Proteinograma: gamma globulinas aumentadas en respuesta a un estímulo crónico.

Densidad de orina 1027 gr/L (normal >1030). Ratio UPC 0,2 (normal <0,5)

Anticuerpos anti- Leishmania en sangre: 1/160 ().

analisis Rayo

Empezamos tratamiento con alopurinol y antimoniato de meglumina, siendo la evolución física y analítica favorable.

Rayo, recuperado después del tratamiento

Rayo, recuperado después del tratamiento

Puntos clave:

–          El título de anticuerpos en sangre o los test ELISA, se utilizan para detección precoz de la enfermedad, no obstante se necesitan un periodo de tiempo de entre 2-3 meses desde que el sistema inmune del animal entra en contacto con el parásito hasta tener un resultado positivo. Es decir, un negativo en Octubre puede convertirse en dudoso en Noviembre y positivo en Diciembre.

–          Un título de anticuerpos negativo en sangre en un animal con sintomatología y analíticas compatibles con la enfermedad, no excluye la leishmaniosis. Puede que tenga un sistema inmune muy debilitado y no responda adecuadamente o que la carga de parásitos no sea tan elevada como para dar un resultado positivo.

–          Si utilizamos la técnica de PCR en el diagnóstico, debe ser PCR cuantitativo. Puesto que la técnica de PCR detecta fragmentos de ADN del parásito, puede ser positivo porque el animal tiene leishmanias en su cuerpo, pero que la carga de parásitos sea muy pequeña y que no sea la causa de la enfermadad. Con el PCR cuantitivo, además de ser una prueba muy sensible, mide la cantidad de parásitos.

–          Desde el punto de vista laboratorial, el diagnóstico de leishmaniosis puede resultar muy sencillo si vemos leishmanias en citología de linfonodos o tenemos título de anticuerpos positivo, pero a veces hay que recurrir a pruebas más complejas y costosas como punciones de médula ósea o biopsias de lesiones.

–          Un diagnóstico de leishmaniosis, no excluye la presencia de otras enfermedades concomitantes o secundarias. No es infrecuente la presencia de ehrlichiosis, parásitos intestinales, cistitis, rotura de ligamentos cruzados, artropatías, enfermedad renal, pioderma, conjuntivitis…  debemos tenerlas en cuenta, diagnosticarlas y tratarlas.

–          Debido a la gravedad de esta enfermedad y a la complejidad de su diagnóstico y tratamiento, es muy importante hacer hincapié en la prevención y acudir al veterinario ante cualquier síntoma sospechoso lo antes posible. Los síntomas no son agudos, el perro no se enferma de repente sino que es un empeoramiento progresivo (adelgazamiento, mal pelaje, cojeras intermitentes…), eso hace que en muchas ocasiones se vaya demorando la visita al veterinario y condicione el tratamiento y la evolución del paciente.

Si quieres saber más sobre Leishmania, puedes consultar el siguiente enlace:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

Elena Diéguez Ordóñez

Veterinaria Hospital veterinario Abros

Los parásitos internos (endoparásitos) son pequeños organismos que viven en el interior del cuerpo de nuestra mascota.

Este artículo es un pequeño acercamiento al inmenso mundo de los parásitos internos que pueden afectar a nuestros animales de compañía.

Imagen microscópica de larva parasitaria

Hay una gran variabilidad en cuanto al cuadro clínico que puede manifestar la mascota, ya que hay diferentes tipos (destacando los gusanos intestinales y los protozoos), la localización que pueden tener en el interior del cuerpo es diversa (podemos encontrarlos en muchos órganos siendo los más frecuentes el intestino, corazón, pulmón y músculos, y la frecuencia con que afectan los diferentes tipos de parásitos a nuestras mascotas depende de varios factores como son la edad de nuestra mascota (son más propensos a ser parasitados animales jóvenes, principalmente por su estado inmunológico), su estado de salud, el lugar donde viven( urbano/ rural, ya que en el campo hay más animales portadores de enfermedades parasitarias, como pueden ser los pájaros, ratones, zorros,… ), la climatología (es otro factor muy importante ya que hay muchos parásitos internos que dependen de un agente que lo introduce en el interior del cuerpo. Estos agentes suelen ser las garrapatas, pulgas y mosquitos entre otros, y estos vectores dependen de las condiciones climáticas. Así se ven picos de una enfermedad u otra en diferentes estaciones del año).

Hay que tener en cuenta que si nuestra mascota está parasitada no es sólo un problema de nuestro amigo, pues puede afectar también a otros animales de su entorno e incluso a nosotros mismos. Las zoonosis son enfermedades que puede transmitirse de animales a seres humanos y el impacto que pueden tener en el ser humano es muy diverso, pudiendo llegar, incluso, a ser mortales.

Una de las zoonosis parasitarias más conocidas en España es la “lombriz solitaria”. Es una enfermedad parasitaria intestinal causada por las formas adultas de  cestodos del género Taenia. El nombre científico de la solitaria es Taenia Solium o Taenia Saginata. Se le puso el nombre de solitaria porque normalmente solo se encuentra una forma adulta de varios metros de longitud en el animal parasitado.

Otras zoonosis producidas por parásitos muy conocidas son las equinococosis, triquinosis, y la leishmaniosis.

Imagen microscópica de una larva de triquina enquistada en tejido muscular

Las vías de entradas en el organismo del animal pueden ser muy diversas. Entre ellas destacan la oral, a través de la piel, la genital y la

nasal. La más usual es la oral. Un ejemplo de parásitos que entran a través de la piel (vía percutánea), es el ancylostoma caninum. Las larvas al entrar en contacto con la piel del hospedador, penetran activamente a través de ella, y una vez en el interior del cuerpo se expanden por todo él.

Imagen microscópica de un huevo de Ancylostoma Caninum

Los síntomas que pueden provocar  los parásitos en nuestra mascota son muy diversos y las mascotas tienen respuestas diferentes a un mismo  parásito.  Un animal que está parasitado no necesariamente tiene que tener una apariencia de “enfermo”, como puede ser el estar delgado, no tener brillo en el pelo, tener diarrea, vómitos, etc. Si llegamos a estos síntomas, la carga parasitaria que suele tener el animal es elevada… Así, podemos tener animales parasitados con protozoos intestinales, que en unos provocan un cuadro de enfermedad muy suave y en otras diarreas muy intensas, que pueden terminar con la vida del animal;  nuestra mascota puede estar tosiendo porque simplemente tenga una pequeña traqueitis o porque una larva de un parásito está atravesando el pulmón; tener estornudos por tener alergia al polen o por albergar en la fosa nasal un parásito de varios centímetros llamado linguatula serrata; presentar diarrea por mala alimentación o por  protozoos que están haciendo daño en la pared abdominal. Así, aunque a nuestra mascota parezca que no le pasa nada, puede albergar parásitos muy peligrosos.

Larva de Linguatula Serrata

Los efectos patógenos que puede provocar un parásito en el interior del organismo son variados. Uno de ellos es el daño tisular o celular. Existen parásitos que penetran en el interior de una célula del organismo para alimentarse y multiplicarse y al final destruyen a su célula hospedadora (Un ejemplo de esta manera de actuar, es en la piroplasmosis, más conocida como la enfermedad de la garrapata, provocada por un parásito llamado babesia, que penetra en los glóbulos rojos para completar su ciclo. A consecuencia de la destrucción de los glóbulos rojos se provoca anemia, llegando incluso a provocar la muerte del animal. Otra manera de hacer daño en el organismo es por alteraciones nutricionales (un claro ejemplo son la mayoría de parásitos internos que habitan en el tracto digestivo: Tanto el parásito como el hospedar compiten por los nutrientes del bolo alimenticio). Así, lo que se puede observar en el animal, son enfermedades provocadas por disminución de vitaminas, aminoácidos o minerales, siendo los síntomas que pueden provocar las alteraciones nutricionales, diversos: pueden ser un pelaje sin brillo, adelgazamiento progresivo aunque la ingesta de comida es la misma, síntomas gastrointestinales, alteraciones mecánicas, como por ejemplo las obstrucciones intestinales provocadas por tenias.

Hay que tener en cuenta que la variedad de parásitos internos es inmensa. Los hay de todos los tamaños, localizaciones internas diversas, más o menos dañinos,… Como son tan diversos también la manera de combatirlos es muy diversa: No hay ningún antiparasitario que elimine todos los tipos de parásitos internos y cuanto más específico sea el antiparasitario para el parásito que queremos eliminar, mayor será el porcentaje de éxito que obtendremos.

Es muy importante desparasitar a nuestras mascotas con cierta frecuencia y el veterinario nos aconsejará que antiparasitario tenemos que usar y la pauta de administración que tenemos que seguir.

Imagenes de especímenes adultos de tenias y huevos de las mismas

El funcionamiento de los antiparasitarios internos difiere de las vacunaciones: Las vacunas tienen un efecto a largo plazo en el

Lesiones en pulmón provocadas por quistes de Echinococus granulosus

animal, sin embargo, los antiparasitarios internos tienen un efecto puntual en el tiempo, es decir, si tenemos un animal con parásitos y le damos un antiparasitario interno, este lo eliminará pero si al cabo de unos días vuelve a entrar en contacto con nuevos parásitos, volverá a infestarse.

Lo usual es utilizar antiparasitarios de amplio espectro y es mejor tener un plan preventivo contra las enfermedades parasitarias que la curación. No solo llega con dar un antiparasitario cada 3 meses de amplio espectro. Entre otras, las  medidas recomendadas que hay que cumplir a mayores es la eliminación correcta de las heces de nuestra mascota, evitar el contacto con excrementos de otros animales, etc.

Hay que insistir en que aunque los parásitos internos no se ven a simple vista, pueden provocar graves daños tanto en nuestra mascota como en otros animales e incluso en nosotros mismos. En los últimos años la convivencia con los animales se ha ido intensificando y por ello debemos extremar las precauciones.

Debemos concienciarnos de la importancia de un buen manejo de los animales de compañía, para adquirir un estado de salud óptimo y así disfrutar al máximo de ellos.

Daniel López Capas

Veterinario Hospital veterinario Abros.

   Esta enfermedad,  que no afectaba a nuestras mascotas hasta hace unos años, se ha ido convirtiendo,  lenta,  pero inexorablemente, en un grave problema para la especie canina en nuestra provincia, al igual que ya lo era en otras zonas de la geografía nacional, donde es endémica desde hace décadas.  Es, precisamente, en la última década,  cuando comenzamos a diagnosticar casos clínicos en zonas cercanas a la capital, datando el primer caso documentado por nuestro hospital del año 1999, durante el transcurso del cual confirmamos serológicamente 19 casos, y desde entonces, año a  año,  ha ido adquiriendo relevancia, siendo mayor el número de casos diagnosticados cada vez, alcanzando la cifra de 27 en 2007 y 38 mascotas afectadas en el transcurso del 2008,  39 en 2009 y 42 en 2010, observándose también mayor número de animales afectados en su forma visceral, la más grave, debido al fallo renal,  y ampliándose  las zonas geográficas afectadas, partiendo inicialmente de lugares más cercanos a los ríos de nuestra ciudad, para ir extendiéndose en forma de mancha de aceite, verano tras verano,  al resto, encontrándonos la mayoría de los casos, actualmente, en un radio de 20 km alrededor de la ciudad, aparte de otras comarcas concretas de la provincia, que se encuentran igualmente afectadas.

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación cutánea

   Esta enfermedad está provocada por un parásito del género leishmania, del cual hay diferentes especies distribuidas  por todo el mundo, siendo en la península Leishmania infantum la causante del cuadro clínico que detectamos en los perros.  Leishmania spp necesita para su transmisión del concurso de un mosquito (flebotomus perniciosus),  ya que cuando las hembras de este mosquito pican a un animal para ingerir sangre (que necesitan para poder realizar la puesta de huevos), al mismo tiempo, se produce la inoculación de promastigotes de leishmania en el cuerpo del animal y a partir de ahí comienza a desarrollarse la enfermedad. Hay, básicamente, dos épocas de mayor riesgo, cuando las hembras de flebótomo realizan la puesta, que es en primavera y a finales del verano, aunque toda la época cálida es peligrosa en lo que a riesgo de contagio se refiere.

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuando se produce la infección, los promastigotes de Leishmania se adhieren a los leucocitos (células de Langerhans, macrófagos y polimorfonucleares),  que las fagocitan, quedando incluidos en una vacuola, donde se transforman en amastigote.

A  partir de este momento hay dos tipos de respuestas por parte del sistema inmunitario del animal  y según cuál de ellas sea la que el perro desarrolla,  podría llevar  a la curación del animal, si la respuesta es básicamente por defensa celular, o al desarrollo de la enfermedad, si la base de la defensa es mediante fabricación de anticuerpos, que no son eficaces. Cuando la respuesta es ineficaz, se van a desarrollar unos mecanismos patogénicos debidos a reacción inflamatoria (que desencadena lesiones cutáneas, en hígado, riñón, médula ósea, huesos y articulaciones), producción de anticuerpos e inmunocomplejos circulantes (lo que provoca lesiones renales, oculares, articulares, vasculares y musculares), inmunosupresión (lo que facilita infecciones simultáneas por otros patógenos), anemia y pérdida de peso,  por enfermedad crónica.

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2013/09/19/manifestaciones-oculares-de-la-leishmaniosis/

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lesiones características en orejas, con alopecia y descamación

Flebotomus

   Todo ello conduce a un cuadro clínico como resultado de la suma de estos mecanismos patogénicos y de la presencia o no de enfermedades asociadas.

   Se presenta de dos formas, principalmente: cuadro cutáneo (descamación, seborrea seca, infección de la piel, crecimiento desmesurado de las uñas, dermatitis alrededor de los ojos,…) o cuadro visceral (debilidad y delgadez progresiva, hemorragia nasal, anemia, aumento del tamaño de los ganglios e insuficiencia renal). Pueden coincidir los dos cuadros en un mismo perro, o fases de ellos y además pueden aparecer síntomas menos frecuentes como inflamación ocular, artritis, diarrea, meningitis o neumonía.

   Si el cuadro clínico hace sospechar, se pueden realizar diversas pruebas laboratoriales para  confirmar le enfermedad. Actualmente el diagnóstico lo realizamos en base a los síntomas y confirmado con análisis sanguíneos que incluyen proteinograma  y título de anticuerpos positivo.

Amastigotes de leishmania parasitando macrófagos

   Toda vez  que el tratamiento de esta patología no es todo lo eficaz que desearíamos, y aproximadamente el 55% de los animales que tratamos, fallecen , sobre todo si se instaura fallo renal, cobran vital importancia las medidas preventivas que podamos llevar a cabo, entre las que se incluyen el tratamiento de lucha contra el vector de la enfermedad y el análisis sanguíneo para detectar fases iniciales asintomáticas de la enfermedad y poder instaurar un tratamiento precoz, que si puede conseguir la curación de la enfermedad o mantenerla en estado latente sin que llegue a suponer una amenaza para la calidad de vida de nuestra mascota. Además, desde Febrero del 2012, disponemos de una vacuna, que supondrá un avance importante en la lucha contra esta enfermedad. Su eficacia es del 93% y aunque esta eficacia  dista de la de otras vacunas, como las que usamos para prevenir la parvovirosis o el moquillo, combinándola con la analítica previa a la vacuna y el uso de repelentes del mosquito, podemos disminuir drásticamente el número de mascotas que se verían afectadas por la leishmaniosis. Disponemos además de un tratamiento inmunoestimulante, que evita en gran medida el contagio en animales que viven expuestos al parásito y que nos es útil  para aquellos casos en los que la vacuna no es la opción adecuada. Consúltanos como puedes mantener a tu querida mascota libre de este peligroso parásito y mantenerla sana y feliz. Adjuntamos una presentación donde se resumen las principales medidas preventivas que podemos realizar:

Os adjuntamos unos links donde podeis encontrar mas información interesante sobre la leishmaniosis

¿Como se transmite esta enfermedad?,¿Cuales son sus sintomas?,¿Que podemos hacer para evitarla?

¿Como podemos prevenirla?,¿Que eficacia tiene la vacuna?,¿Que efectos adversos puede producir?,¿Es conveniente vacunar de Leishmaniosis?

Casos clínicos reales: Artículos relacionados:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/02/18/leishmaniosis-la-enfermedad-de-las-mil-caras/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2015/02/09/leucotriquia-secundaria-a-leishmania-una-presentacion-poco-habitual/

Hospital veterinario Abros


  Estamos a piques de estrear o verán, unha das estacións nas que màis poderemos disfrutar dos nosos amigos de catro patas, mais horas de luz, calorciño que fai máis agradables os paseos mañaneiros e sobor de todo quen mais e quen menos disporá dunhas muy merecidas vacacións. Para aproveitar o noso tempo libre cos nosos cans  e evitar os molestos e as veces perigosos problemas de pel que poden xurdir nestas datas, faremos un pequeno resumo das doenzas dermatoloxicas e os  coidados, para evitalas, que deberemos prestar os nosos amigos caninos.

   Prevención da leishmaniose: se ata fai ben poucos anos esta enfermidade era una descoñecida para a maioría dos propietarios de cans da nosa cidade, por desgracia cada vez é màis doado atopar casos de cas propios ou coñecidos afectados ou no peor dos casos mortos por esta doenza. Sabemos que a época de calor é a máis perigosa para o contaxio do parasito que sempre vai a ser inoculado nos nosos cans por unha picadura de mosquito. Ata que se atopen tratamentos  eficaces o cen por cen ou vacunas cunha eficacia comparable a de outras enfermedades, a millor prevención é tentar evitar que os mosquitos piquen  as nosas mascotas. A teoria dice que non debemos pasear a primeira hora da maña ou derradeira da tarde, non preto de zonas humidas como ríos ou lagoas…..claro que en Ourense pasear  en xullo o can polo monte as tres da tarde non é tampouco o máis apropiado nin para a saude do can nin para a nosa…así que poderemos botar man das mosquiteras nas ventás en cans que vivan en interior e o millor que hai ata dagora tanto para os que viven dentro coma os de fora da casa son os “repelentes  de mosquitos caninos” que hai no mercado, collares, pipetas….dende marzo ata outubro son os mellores aliados na prevención desta grave doenza. Podes leer mais sobre leishmaniose en : https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

   Infestación por pulgas e carrachos: se ven pode non semellar algo tan perigoso como a leishmaniose  o aumento da “actividade” e do número de parásitos nestas épocas de calor pode desencadear moitos problemas xa non estéticos, cando o can se nos para na rúa para rañarse, senón  alerxias, feridas, dor, picazón e en casos de infestazons graves , anemias e contaxio de parasitos hematicos. Como no caso anterior o uso de bos productos antiparasitarios  que o veterinario lle aconsellará según cada tipo de pelo e dependendo dos hábitos e zonas nas que vivan os animáis será suficiente para evitar contacto con estos indeseables inquilinos. Podes leer mais acerca das enfermedades transmitidas por carrachos en : https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/08/enfermedades-transmitidas-por-garrapatas/

foto 2-2

   Os eccemas: tamén chamados parches de verán, se ven poden atoparse noutras épocas do ano, o calor e a humidade proporcionan a paisaxe desexada polas bacterias causantes desta dolorosa e alarmante enfermidade dermatoloxica. O comenzo de supeto , a dor, a picazón e a forma de medrar, (din que poden doblar o seu tamaño cada 24 horas) fan de estas feridas cos típicos síntomas de pelo apelmazado e humido, lamido constante, dor o tentar tocalos, unha das consultas mais frecuentes na consulta do dermatólogo veterinario no verán, o tratamento que soe incluir un antiestético rasurado, medicación a base de corticoides, nalgúns casos antibióticos  , aplicación  de pomadas, locions e unguentos so se pode evitar cuns coidados básicos, sobor de todo naquelas razas mais predispostas como son os cans de pelo largo e preto ou naqueles os que lles gustan os chapuzóns sin secado……un bo cepillado, un bo secado e unha vigilancia para detectar as primeriras fases en cans propensos poden evitarnos moitos disgustos.

   Os cans e o sol: Ainda que os veterinarios estamos a ver un crecente númerode enfermedades  caninas da pel relacionadas coa exposición o sol  o certo e que a protección natural do pelo  que  bloquea a luz solar e protexe a pel contra os raios ultravioletas, así como a pel oscuras de moitos deles con concentracións elevadas de melanocitos e sobor de todo o senso común que teñen de evitar a exposición directa o sol fan que as queimaduras e os problemas provocados polo sol sexan unha porcentaxe reducida dos problemas dermatoloxicos do verán. Ainda así, cans con pigmetación de pel clara, rasurados de pelo excesivos nesta época ou certas razas como dálmatas ou bullterries brancos son particularmente vulnerables. As precaucións que debemos tomar para reducilos riscos incluirían aplicar pantallas solares  sobre os lugares donde a pigmentación e mais débil ou donde non haxa moito pelo como o nariz, as orellas, poden ser productos “water Proof.” Para evitar que perdan eficacia o primerio  relamido.Evitar as horas de máis forza do sol (entre as 12h e as 16h), non rasurar en exceso o pelo, nos esquezamos que o pelo fai de aislante do frío no inverno e do calor no veran.De todolos xeitos, si crees que o teu can pode ter algún problema de pel producido polo sol non tardes en consultalo co teu veterinario.

No permitas que el verano sea un problema, !Protégelo del calor¡

No permitas que el verano sea un problema, !Protégelo del calor¡

   A praia: si temos a sorte de disfrutar dun agradable baño no mar coa nosa mascota nunca esqueceremos  aclarar con auga doce o sal e as areas unha vez, rematado xa que si deixamos a salitre  en contacto coa sua pel provocará picazón e o rañarse aumenta o risco  de que padezan por exemplo os eccemas humidos dos que falabamos antes. Un bo cepillado e secar ben o pelo tamén axudará a evitar problemas. Xa para rematar diriamos que un cepillado mais a miudo e a fondo para evitar nus que fan que a pel non se airee e poda sufrir alteracións, un lavado que si vai ser mais frecuente debe ser con productos axeitados que non irriten a pel e unhas normas básicas de senso común nas horas e zonas de paseo farán deste verao un tempo de disfrute inesquencible xunto as nosas mascotas peludas.

Marta Fernández Llano
Veterinaria Hospital Veterinario Abros