Posts etiquetados ‘ojos’

TELAZZIAS 1

 

TELAZZIAS 2

TELAZZIAS 3

TELAZZIAS 4

Anuncios

Aunque siempre hemos escuchado que “los gatos se limpian solos”, podemos ayudarlos con algunos cuidados a que presenten un aspecto impecable, reflejo de una buena salud.

higiene-e1356354102824

 1/ El pelo: hay que habituar al gatito desde pequeño, ya que el cepillado es una forma de crear un vínculo estrecho con él. Es recomendable acabar el cepillado con una caricia o un juego.

Es conveniente  cepillarles diariamente, sobre todo a los gatos de pelo largo, para evitar la formación de nudos y  más en la época de muda  en la que hay más riesgo de formarse “bolas de pelo”. Estas son acúmulos de pelo en intestino y estómago que impiden el tránsito intestinal normal y resulta en la aparición de vómitos y estreñimiento.   Para ayudar a evitarlo,  podemos dar al menos una vez por semana pasta de malta que facilitará la expulsión del pelo.

Deberá elegir un peine o cepillo siempre basándonos en las características de los distintos tipos de pelo.

Si se acostumbra, con delicadeza, desde pequeñitos se les puede bañar. No es aconsejable hacerlo más de una vez al mes ni emplear productos que no estén destinados específicamente para gatos, ya que ni el pH ni las necesidades del pelo son las mismas además de que se va acicalar pudiendo resultarle tóxico la ingesta del producto utilizado.

 

Otitis por ácaros

Otitis por ácaros

2/ Las orejas: es recomendable examinarlas periódicamente, y limpiárselas con gasas o toallitas especiales para tal uso. Si observamos en estas revisiones que presenta abundante cera oscura y que incluso se rasca con frecuencia es posible que tenga ácaros, estos son un pequeño parásito muy común en los gatos que se alimenta de cera del oído externo. No se contagia a las personas y con un tratamiento sencillo que nos dará nuestro veterinario le pondremos fin fácilmente.

 

3/ Los ojos: una de las razas de gatos que mas debemos cuidar con esta limpieza son los gatos persas. La lágrima drena normalmente por un conducto que va desde el ojo hasta la nariz, y por esto, cuanto mas chatos son los gatos, más estrechos y tortuosos son estos conductos, por lo que la lágrima cae sobre la piel y el pelo de la cara, dejando un antiestético color cobrizo sobre todo en gatos de capa blanca e incluso a veces irritando la zona.

No es aconsejable para este tipo limpieza utilizar algodón, dado que puede dejar hebras dentro del ojo, es preferible usar gasas impregnadas en suero fisiológico o productos de uso veterinario destinados a tal fin limpiando desde el interior al exterior del párpado

4/Los dientes: a los 4 meses aparecen los dientes definitivos. Sería aconsejable acostumbrar desde muy pequeño al gatito a cepillar los dientes con un cepillo y pasta dentífrica específica para gato, no se puede utilizar la de humanos ya que resultar irritante incluso tóxicas. Si no intentamos hacer esto, a la larga el sarro tiende a depositarse en los dientes y a provocar inflamación de las encías y un mal aliento que puede, provocar la caída de los dientes y enfermedades por emigración de las bacterias a otras partes del organismo.

5/La caja de arena: Debe estar siempre limpia, tanto la arena como la bandeja. Retire la arena sucia de orina y las heces diariamente. Al menos una vez por semana (si tiene un solo gato) retire toda la arena y limpie la bandeja con agua abundante y un detergente enzimático. Si está pendiente del estado de la bandeja podrá controlar cualquier alteración (diarrea, dificultad para orinar…) rápidamente y además él estará encantado de tener la caja limpia y le evitará tener que buscar otros rincones de la casa donde defecar u orinar.

6/ Las uñas: hay que revisarlas periódicamente, porque un crecimiento excesivo puede provocar heridas e incomodidad al caminar. En gatos de interior se pueden cortar con un cortaúñas especial destinado a ese uso, en gatos de exterior no es  muy recomendable ya que les ayudan a trepar por arboles y demás alturas para refugiarse.

7/Las glándulas anales: son dos estructuras situadas a ambos lados del ano, debajo de la cola, y muy superficiales, justo debajo de la piel en perros y gatos. Producen un líquido espeso, viscoso y oscuro, de olor fuerte y característico, que constituye la “seña de identidad” de cada gato. Estas glándulas se vacían con la defecación y contribuyen al marcaje territorial; su eliminación, por el motivo que sea, no afecta a la calidad de vida del animal.

Si por alguna razón no se vacían de forma regular, el líquido se hace más espeso y oscuro, dificultando aun más el vaciado, y originando un acúmulo que produce una dilatación de las glándulas y origina molestias, dolor y prurito anal.

Para disminuir la incidencia de problemas en las glándulas anales, no debemos dar alimentos que produzcan estreñimiento , debemos mantener una buena higiene de la zona y acudir a nuestro veterinario si observamos anormalidades en la zona, olor fuerte, que se laman con frecuencia, dolor al defecar, defecación con alguna gota de sangre o la típica imagen en que el gato arrastran el ano por el suelo.

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros

La leishmaniosis es una enfermedad endémica del área mediterránea pero con gran importancia en nuestra provincia también. Es producida por un Leishmania infantum, transmitida por un mosquito del género Phlebotomus. Generalmente concurren dos manifestaciones clínicas, una forma visceral con una gran implicación de órganos afectados y otra forma que es cutánea con lesiones en piel.  A ellas hay que unir las manifestaciones oculares que se pueden desarrollar, siendo la prevalencia de las lesiones oculares en el perro con leishmaniosis visceral entre un 16% y un 80%.

Imagen microscópica de Leishmania

En el desarrollo de esta enfermedad en los ojos se encuentran involucradas la mayor parte de sus estructuras y anexos. Hay que destacar como signos clínicos más constantes los siguientes:

          Blefaritis o inflamación de los párpados. La piel está seca y con descamación, se engruesa, presenta rojez y pérdida de pelo alrededor de los ojos. Esta alopecia es uno de los signos clínicos más comunes. En ocasiones, la piel del párpado se ulcera y se contamina con gérmenes.

          Conjuntivitis.  La conjuntiva se encuentra roja, con los vasos muy marcados y con secreciones mucopurulentas, que junto con las lesiones de los párpados, le dan al ojo esa imagen característica de los perros con leishmania. En ocasiones pueden apreciarse nódulos en la unión de la cornea y la esclera donde se localizan gran cantidad de inmunocomplejos y amastigotes de leishmania en el interior de los macrófagos.

          Sequedad ocular. Las glándulas lagrimales son algunas de las estructuras que más se alteran como consecuencia de los procesos inflamatorios de la enfermedad. Se produce una queratoconjuntivitis seca que da un aspecto de suciedad en el ojo constante. Ello puede llegar a favorecer la aparición de úlceras cornéales.

          Queratitis o inflamación de la córnea. Aislada es rara pero se presenta asociada a la queratoconjuntivitis seca o a inflamación de la úvea. Se caracteriza por la pérdida de transparencia, sin brillo, opaca, pudiendo llegar a apreciarse un color azulado característico. Otro proceso inflamatorio corneal es la presencia de vasos sanguíneos sobre la misma o incluso tejido de granulación junto con depósitos de calcio o colesterol.

          Uveítis. Se debe a depósito de inmunocomplejos y a la presencia de parásitos. Es de gran prevalencia en los casos de leishmaniosis. Los signos clínicos varían según el grado de inflamación.  Es característica la miosis o cierre de la pupila, la neoformación de vasos finos, cortos y paralelos en forma de cepillo, el humor acuoso del ojo se vuelve turbio, pudiendo llegar a provocar un glaucoma secundario como consecuencia de una uveítis hipertensiva.

          Desprendimientos de retina.  Puede llegar a ser completa y causar la ceguera.

          Glaucoma. Siempre debe considerarse como una complicación secundaria a una uveítis, bien porque no se ha tratado correctamente  o bien porque no se ha podido controlar.

          Cataratas. Se producen debido a uniones (sinequias) del iris con el cristalino o debido a la composición de los humores del ojo, fundamentales para el metabolismo del cristalino y para que este conserve su transparencia.

Lesiones periorbitales características de Leishmaniosis

Lesiones periorbitales características de Leishmaniosis

 

Con todo esto puede concluirse que las manifestaciones oculares de la leishmaniosis en el perro son muy frecuentes. En áreas endémicas como la nuestra esta enfermedad debería entrar en el diagnóstico diferencial de la mayoría de las lesiones inflamatorias del ojo y sus anexos. Es imprescindible la prevención de la enfermedad en la estación veraniega con productos químicos repelentes y una pauta correcta de vacunación previa. Si quieres saber mas sobre la Leishmaniosis puedes consultar el siguiente enlace

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/?preview=true&preview_id=71&preview_nonce=a82ba9bf83&post_format=standard

 

Lorena Pérez Fernández

Veterinaria oftalmóloga Hospital veterinario Abros