Posts etiquetados ‘oidos’

La higiene de los oídos debe formar parte de la rutina de limpieza y mantenimiento de nuestras mascotas.

Esquema del oído canino

Esquema del oído canino

El oído se divide en oído externo, medio e interno. Nosotros tenemos acceso al oído externo, que presenta una porción vertical y una horizontal. El oído se abre al exterior por un orificio que va bajando en forma de embudo, convirtiéndose en un tubo con una luz de entre 0,3 y 0,8 cm de diámetro, hasta llegar al tímpano.

La piel que recubre este tubo es similar a la del resto del cuerpo, por eso muchas enfermedades de la piel también afectan a los oídos. La piel está exfoliando y secretando grasa y cera de manera constante. Todo este material forma el cerumen y tiene una función protectora del oído, revistiendo la superficie y atrapando suciedad y residuos. Además la piel del oído cuenta con un mecanismo de auto-limpieza, un movimiento natural migratorio, de forma que toda esta secreción se va moviendo de dentro hacia fuera y sale hacia el exterior.

Si el oído está sano, será suficiente con eliminar estos restos de la entrada, con una toallita limpiadora de oídos una vez por semana. La enrollaremos en nuestro dedo índice y repasaremos gentilmente todos los pliegues que protegen el oído, haciendo movimientos de dentro a fuera en sentido semicircular. Asimismo limpiaremos la cara interna de la oreja, siempre desde el centro hacia los bordes. Cambiaremos de toallita al pasar al otro oído.

Oído perfectamente limpio y sano

Oído perfectamente limpio y sano

Por supuesto, no siempre es tan fácil. Hay razas de perros con una conformación del oído que dificulta estos mecanismos naturales de limpieza y que van a necesitar una mayor dedicación para prevenir la aparición de otitis.

Hay razas como el Pastor Alemán, con una parte vertical del conducto muy largo y estrecho. Esto facilita el depósito de secreciones en el fondo del oído y dificulta el secado si les entra agua. Estos restos acumulados húmedos son un caldo de cultivo para las bacterias y levaduras, pudiendo provocar una infección. En estos casos, además de limpieza externa debemos aplicar un limpiador de acción secante y no irritante. La aplicación de un limpiador de este tipo después del baño, o natación, ayuda a eliminar el agua del oído y prevenir infecciones.

Otros tienen los pabellones largos y caídos, lo que impide que el oído se airee correctamente y se cree un ambiente con poco oxígeno, mucha humedad y calor. Igual que en el caso anterior, es aconsejable el uso de un limpiador secante regularmente.

Tenemos los Caniches, Schanuzers… con oídos anatómicamente perfectos, pero que tienen mechones de pelo en el interior que a veces los obstruyen completamente e impiden una correcta higiene. En principio los pelos del interior del conducto no deben arrancarse ya que al traccionar estamos provocando microtraumatismos e irritación de la piel, que va a predisponer a otitis.  Es aconsejable mantener despejada la entrada del conducto, recortando los pelos con unas tijeras cosméticas de punta redonda y limpieza regular con un limpiador para evitar que el exceso de cera compacte con los pelos del conducto y forme tapones.

Oído con tapón de cera mezclado con pelos

Oído con tapón de cera mezclado con pelos

O bien, otras razas como los Cocker, que tienen las glándulas sebáceas y ceruminosas muy desarrolladas y abundantes. Esto contribuye a que la piel que reviste el conducto está engrosada y la cantidad de cera producida es mayor que en otras razas. Hay más restos que expulsar y un conducto mas estrecho, esto lleva a la retención de material céreo dentro del oído, taponamiento y otitis. Estos perros se benefician de una higiene adecuada del oído. Para ello debemos usar cada dos semanas limpiadores óticos ceruminolíticos que disuelven el exceso de cerumen. Hay muchos tipos, en casa de forma regular los más seguros son los que tienen esqualeno, ya que se pueden usar aún en caso de tener el tímpano perforado.

https://elblogdeabritos.files.wordpress.com/2016/03/oc3addo-con-engrosamiento-de-la-pared-por-otitis-crc3b3nica.jpg

Otitis con engrosamiento de la pared

Para limpiar los oídos de forma efectiva debemos seguir una serie de pasos:

  • Idealmente con el perro tendido de lado,  encima de una mesa o en la bañera. Tiramos de la oreja hacia fuera
    Limpieza con toallita para retirar los restos del limpiador y eliminar la suciedad

    Limpieza con toallita para retirar los restos del limpiador y eliminar la suciedad

    y arriba, para ensanchar la entrada del oído.

  • Aplicamos el limpiador, hasta llenar el conducto.
  • Masajeamos suavemente durante un minuto, desde la base hacia la salida.
  • Dejamos que se sacuda.
  • Retiramos los restos de la entrada del oído con una toallita. Sin introducir bastoncillos ni otros objetos dentro del oído.

Si a pesar de nuestros cuidados, nuestro perro tiene otitis, puede ser necesaria una limpieza profunda bajo anestesia.

Limpieza con toallita para retirar los restos del limpiador y eliminar la suciedad

Restos retirados después de la limpieza

Los productos que se usan para tratar las otitis se aplican dentro del oído y si éste tiene mucha suciedad, no van actuar bien os medicamentos. Cuando el tratamiento se aplica sobre el oído limpio facilitamos y aceleramos la curación.

Cualquier alteración que observemos en el olor o color de los oídos, el aspecto de la secreción o si resulta dolorosa la limpieza, deberá acudir al veterinario.

 

Elena Diéguez Ordóñez

Veterinaria dermatóloga Hospital veterinario Abros

Anuncios

Aunque siempre hemos escuchado que “los gatos se limpian solos”, podemos ayudarlos con algunos cuidados a que presenten un aspecto impecable, reflejo de una buena salud.

higiene-e1356354102824

 1/ El pelo: hay que habituar al gatito desde pequeño, ya que el cepillado es una forma de crear un vínculo estrecho con él. Es recomendable acabar el cepillado con una caricia o un juego.

Es conveniente  cepillarles diariamente, sobre todo a los gatos de pelo largo, para evitar la formación de nudos y  más en la época de muda  en la que hay más riesgo de formarse “bolas de pelo”. Estas son acúmulos de pelo en intestino y estómago que impiden el tránsito intestinal normal y resulta en la aparición de vómitos y estreñimiento.   Para ayudar a evitarlo,  podemos dar al menos una vez por semana pasta de malta que facilitará la expulsión del pelo.

Deberá elegir un peine o cepillo siempre basándonos en las características de los distintos tipos de pelo.

Si se acostumbra, con delicadeza, desde pequeñitos se les puede bañar. No es aconsejable hacerlo más de una vez al mes ni emplear productos que no estén destinados específicamente para gatos, ya que ni el pH ni las necesidades del pelo son las mismas además de que se va acicalar pudiendo resultarle tóxico la ingesta del producto utilizado.

 

Otitis por ácaros

Otitis por ácaros

2/ Las orejas: es recomendable examinarlas periódicamente, y limpiárselas con gasas o toallitas especiales para tal uso. Si observamos en estas revisiones que presenta abundante cera oscura y que incluso se rasca con frecuencia es posible que tenga ácaros, estos son un pequeño parásito muy común en los gatos que se alimenta de cera del oído externo. No se contagia a las personas y con un tratamiento sencillo que nos dará nuestro veterinario le pondremos fin fácilmente.

 

3/ Los ojos: una de las razas de gatos que mas debemos cuidar con esta limpieza son los gatos persas. La lágrima drena normalmente por un conducto que va desde el ojo hasta la nariz, y por esto, cuanto mas chatos son los gatos, más estrechos y tortuosos son estos conductos, por lo que la lágrima cae sobre la piel y el pelo de la cara, dejando un antiestético color cobrizo sobre todo en gatos de capa blanca e incluso a veces irritando la zona.

No es aconsejable para este tipo limpieza utilizar algodón, dado que puede dejar hebras dentro del ojo, es preferible usar gasas impregnadas en suero fisiológico o productos de uso veterinario destinados a tal fin limpiando desde el interior al exterior del párpado

4/Los dientes: a los 4 meses aparecen los dientes definitivos. Sería aconsejable acostumbrar desde muy pequeño al gatito a cepillar los dientes con un cepillo y pasta dentífrica específica para gato, no se puede utilizar la de humanos ya que resultar irritante incluso tóxicas. Si no intentamos hacer esto, a la larga el sarro tiende a depositarse en los dientes y a provocar inflamación de las encías y un mal aliento que puede, provocar la caída de los dientes y enfermedades por emigración de las bacterias a otras partes del organismo.

5/La caja de arena: Debe estar siempre limpia, tanto la arena como la bandeja. Retire la arena sucia de orina y las heces diariamente. Al menos una vez por semana (si tiene un solo gato) retire toda la arena y limpie la bandeja con agua abundante y un detergente enzimático. Si está pendiente del estado de la bandeja podrá controlar cualquier alteración (diarrea, dificultad para orinar…) rápidamente y además él estará encantado de tener la caja limpia y le evitará tener que buscar otros rincones de la casa donde defecar u orinar.

6/ Las uñas: hay que revisarlas periódicamente, porque un crecimiento excesivo puede provocar heridas e incomodidad al caminar. En gatos de interior se pueden cortar con un cortaúñas especial destinado a ese uso, en gatos de exterior no es  muy recomendable ya que les ayudan a trepar por arboles y demás alturas para refugiarse.

7/Las glándulas anales: son dos estructuras situadas a ambos lados del ano, debajo de la cola, y muy superficiales, justo debajo de la piel en perros y gatos. Producen un líquido espeso, viscoso y oscuro, de olor fuerte y característico, que constituye la “seña de identidad” de cada gato. Estas glándulas se vacían con la defecación y contribuyen al marcaje territorial; su eliminación, por el motivo que sea, no afecta a la calidad de vida del animal.

Si por alguna razón no se vacían de forma regular, el líquido se hace más espeso y oscuro, dificultando aun más el vaciado, y originando un acúmulo que produce una dilatación de las glándulas y origina molestias, dolor y prurito anal.

Para disminuir la incidencia de problemas en las glándulas anales, no debemos dar alimentos que produzcan estreñimiento , debemos mantener una buena higiene de la zona y acudir a nuestro veterinario si observamos anormalidades en la zona, olor fuerte, que se laman con frecuencia, dolor al defecar, defecación con alguna gota de sangre o la típica imagen en que el gato arrastran el ano por el suelo.

Covi Suarez Tesouro

Responsable comportamiento canino y felino

Hospital veterinario Abros