Posts etiquetados ‘flebotomo’

Si quieres saber mas, puedes consultar el siguiente enlace:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

La leishmaniasis es una enfermedad muy compleja en su presentación clínica, desde perros infectados asintomáticos hasta otros en los que el desenlace es fatal. Asimismo su complejidad también reside en el diagnóstico, podemos ver los amastigotes en citologías de lesiones cutáneas, linfonodos o médula ósea que nos confirman la enfermedad y otras veces necesitamos echar mano de toda una batería de pruebas hasta encontrar ese positivo que confirma nuestras sospechas.

Bimba es una Boyero de Berna, hembra, de 3 años de edad, sin esterilizar, vacunada y desparasitada correctamente. Vive en finca con otro perro. Sin ninguna enfermedad reseñable hasta el momento.

Acude a consulta por hinchazón y enrojecimiento de los labios y párpados, sospechando que se trate de una reacción alérgica de contacto. Los propietarios no le han notado ningún otro cambio.

La exploración física general es normal: temperatura 38,2 ºC, pulso, refil, frecuencia cardíaca dentro de los parámetros fisiológicos. Condición corporal 4/5, manteniendo su peso habitual. Linfonodos palpables normales.

En la exploración dermatológica encontramos lesiones exfoliativo-seborreicas y costrosas en los márgenes palpebrales de ambos ojos, erosiones en las comisuras labiales y lesiones pápulo-costrosas en la trufa y puente nasal con eritema en las zonas adyacentes e inicio de despigmentación.

foto 2

foto 1

Teniendo en cuenta estas lesiones, los diagnósticos diferenciales son: leishmania, lupus eritematoso cutáneo, síndrome uveodermatológico, pioderma mucocutánea, pénfigo, linfoma epiteliotropo, vasculitis (reacción medicamentosa).

Realizamos

  • Citología por aposición de las costras: neutrófilos con cocos intracitoplasmáticos, linfocitos, células plasmáticas, eosinófilos.
  • Analítica básica de sangre y orina: nada relevante.
  • Test ELISA de leishmania en sangre negativo.

Ante la sospecha de un proceso alérgico inicial con pioderma secundaria, se instaura un tratamiento con cefalexina. Debido a la falta de mejoría, se decide hacer una biopsia.

El resultado de la biopsia es de dermatitis hiperplásico-costrosa.

Resultado del estudio histopatologico

Resultado del estudio histopatologico

Aunque no se hayan observado amastigotes de leishmania en las muestras de biopsia, la gran abundancia de células plasmáticas aconseja descartar la presencia de leishmania por otras técnicas. Además el resultado de la biopsia nos permite descartar las enfermedades inmunomediadas, el linfoma epiteliotropo y la vasculitis, de nuestra lista de diagnósticos diferenciales.

Sospechamos de una leishmaniasis atípica asociada a una presencia muy baja de parásitos, pedimos una determinación de PCR de las muestras biopsiadas, ya que esta prueba molecular es la más sensible para la detección del parásito.

El PCR resultó positivo, confirmándose la presencia de leishmania en las lesiones de Bimba

foto 4

Se instauró tratamiento con alopurinol 10 mg/kg BID durante 6 meses, antimoniato de meglumine  100 mg/kg SID durante 1 mes y domperidona 0,5 mg/kg SID un mes.

La evolución de las lesiones   ha sido favorable, desapareciendo las pápulas, costras y exfoliación.  Sin embargo,    secundariamente apareció una despigmentación total de la trufa y periocular (leucodermia) con una muda excesiva y sustitución progresiva del manto negro y marrón por pelo blanco (leucotriquia).

foto 5

La leucodermia está descrita en personas con leishmaniasis atípica, en la zona periférica a la lesión. En perros, la leucotriquia está descrita como un proceso secundario a la leishmaniasis, no obstante es una presentación muy poco frecuente y apenas encontramos bibliografía al respecto.

La despigmentación cutánea y capilar tiene diferentes etiologías: hereditaria, estacional, postinflamatoria, inducida por fármacos, nutricional, endocrina, relacionada con neoplasias e idiopática.

En el caso de Bimba, la etiología más probable es postinflamatoria, debido a la gran respuesta inflamatoria de la epidermis frente a la leishmania.

A los 6 meses de iniciado el tratamiento, la perra se encuentra asintomática, hacemos un control analítico de seguimiento, encontrándose todos los parámetros dentro de rangos normales, incluido el proteinograma sanguíneo, aunque ahora ya tenemos un ratio positivo de anticuerpos frente a leishmania y podemos clasificar la enfermedad de Bimba como una leishmaniasis de estadío I o leve.

Analítica de control

Analítica de control

Su pronóstico es bueno, seguiremos haciendo controles periódicos y adoptando las medidas preventivas a nuestro alcance para que ningún mosquito le vuelva a transmitir la leishmania (repelentes,  estimulantes de inmunidad celular..).

Lo que a día de hoy es una incógnita es si volverá a recuperar su trufa negra y su manto negro y  fuego … confiemos en que así sea.

foto 7

Si quieres saber mas sobre Leishmaniasis puedes consultar el siguiente articulo: https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

Elena Diéguez Ordoñez

Veterinaria dermatologa hospital veterinario Abros

Os queremos presentar dos casos reales que han acudido reciéntemente a nuestro hospital. En ambos se llegó al mismo diagnóstico, aunque el motivo de consulta, la prueba que nos permitió llegar el diagnóstico y la evolución son completamente diferentes.  Esta enfermedad puede manifestarse de formas muy diferentes y es vital  el diagnóstico precoz para conseguir que el tratamiento sea eficaz.

El primero es Ross, un cruce de Pastor Alemán de vida exterior, siempre ha vivido en un pueblo cerca de Ourense ciudad, 8 años de edad, con adelgazamiento progresivo y en  los últimos días cojera de la extremidad posterior izquierda, que no respondió al tratamiento con antiinflamatorios. Además el propietario nos dice que le duele todo, al tocarle se queja y que cada día está más apático y pasa más tiempo acostado. Continúa comiendo bien.

Ross ha adelgazado mucho, aunque sigue comiendo con mucho apetito

Ross ha adelgazado mucho, aunque sigue comiendo con mucho apetito

Exploración: muy delgado, zona inflamada mal definida a nivel de la musculatura del corvejón de la pata izquierda y una masa blanda subcutánea en el lado derecho del cuello de 6×8 cm y dolor muscular generalizado. Seborrea. Temperatura 39,7ºC. Linfonodos, mucosas, auscultación… todo normal.

Detalle del nódulo provocado por reacción inflamatoria desencadenada por el parásito

Detalle del nódulo provocado por reacción inflamatoria desencadenada por el parásito

Tenemos un perro que ha adelgazado, con buen apetito, cojera, dolor muscular, nódulos subcutáneo y muscular y fiebre.

Pruebas diagnósticas:

-Hematología: leve anemia arregenerativa.

-Radiografía de la extremidad afectada: sin alteraciones óseas.

En la radiografía no se aprecian lesiones en hueso. Si puede observarse inflamación de tejidos blandos.

En la radiografía no se aprecian lesiones en hueso. Si puede observarse inflamación de tejidos blandos.

-Citología de los linfonodos periféricos es normal. Citología del contenido de los nódulos: células inflamatorias (neutrófilos y macrófagos) con abundantes hematíes y ausencia de bacterias y otros organismos infecciosos.

-Ecografía del nódulo del cuello y la extremidad afectada: imagen de líquido y tejido blando trabeculado. El aspecto macroscópico del líquido es mucoide sanguinolento.

En la ecografía podemos apreciar el tamaño del nódulo (entre las flechas) con contenido líquido en su interior

En la ecografía podemos apreciar el tamaño del nódulo (entre las flechas) con contenido líquido en su interior

-Test ELISA de Leishmania en sangre negativo. Título de Anticuerpos de Leishmania en sangre negativo. PCR cuantitativo en el líquido de los nódulos positivo

analisis Ross

Empezamos tratamiento con alopurinol y antimoniato de meglumina. La respuesta no fue favorable y se decidió la eutanasia.

El segundo es Rayo, un Cocker Spaniel de 4 años que vive dentro de casa, pasa la mayor parte del año en Madrid y viene a Ourense esporádicamente. Acude a nosotros porque los últimos días le notan un poco apático y leve descamación alrededor de los ojos, adelgazó 500 gramos.

image (2)

Rayo

Exploración: condición corporal buena, mucosas, refil, auscultación y temperatura corporal normal. Linfonodos poplíteos y preescapulares levemente agrandados, seborrea y alopecia periocular, pequeña úlcera en la trufa. Seborrea y eccema en un codo. Conjuntivitis bilateral.

Título de anticuerpos antileishmania en sangre negativo, en el mes de Octubre.

Tenemos  un perro con una buena condición corporal, con apatía desde hace pocos días (síntoma muy inespecífico), lesiones leves en piel y linfonodos aumentados de tamaño.

Pruebas laboratoriales:

Punción y citología de los linfonodos poplíteos, observamos la presencia de amastigotes de Leishmania.

Hematología: leve anemia arregenerativa causada en este caso por una respuesta inflamatoria crónica.

Bioquímicas en sangre de hígado y riñón normales.

Proteinograma: gamma globulinas aumentadas en respuesta a un estímulo crónico.

Densidad de orina 1027 gr/L (normal >1030). Ratio UPC 0,2 (normal <0,5)

Anticuerpos anti- Leishmania en sangre: 1/160 ().

analisis Rayo

Empezamos tratamiento con alopurinol y antimoniato de meglumina, siendo la evolución física y analítica favorable.

Rayo, recuperado después del tratamiento

Rayo, recuperado después del tratamiento

Puntos clave:

–          El título de anticuerpos en sangre o los test ELISA, se utilizan para detección precoz de la enfermedad, no obstante se necesitan un periodo de tiempo de entre 2-3 meses desde que el sistema inmune del animal entra en contacto con el parásito hasta tener un resultado positivo. Es decir, un negativo en Octubre puede convertirse en dudoso en Noviembre y positivo en Diciembre.

–          Un título de anticuerpos negativo en sangre en un animal con sintomatología y analíticas compatibles con la enfermedad, no excluye la leishmaniosis. Puede que tenga un sistema inmune muy debilitado y no responda adecuadamente o que la carga de parásitos no sea tan elevada como para dar un resultado positivo.

–          Si utilizamos la técnica de PCR en el diagnóstico, debe ser PCR cuantitativo. Puesto que la técnica de PCR detecta fragmentos de ADN del parásito, puede ser positivo porque el animal tiene leishmanias en su cuerpo, pero que la carga de parásitos sea muy pequeña y que no sea la causa de la enfermadad. Con el PCR cuantitivo, además de ser una prueba muy sensible, mide la cantidad de parásitos.

–          Desde el punto de vista laboratorial, el diagnóstico de leishmaniosis puede resultar muy sencillo si vemos leishmanias en citología de linfonodos o tenemos título de anticuerpos positivo, pero a veces hay que recurrir a pruebas más complejas y costosas como punciones de médula ósea o biopsias de lesiones.

–          Un diagnóstico de leishmaniosis, no excluye la presencia de otras enfermedades concomitantes o secundarias. No es infrecuente la presencia de ehrlichiosis, parásitos intestinales, cistitis, rotura de ligamentos cruzados, artropatías, enfermedad renal, pioderma, conjuntivitis…  debemos tenerlas en cuenta, diagnosticarlas y tratarlas.

–          Debido a la gravedad de esta enfermedad y a la complejidad de su diagnóstico y tratamiento, es muy importante hacer hincapié en la prevención y acudir al veterinario ante cualquier síntoma sospechoso lo antes posible. Los síntomas no son agudos, el perro no se enferma de repente sino que es un empeoramiento progresivo (adelgazamiento, mal pelaje, cojeras intermitentes…), eso hace que en muchas ocasiones se vaya demorando la visita al veterinario y condicione el tratamiento y la evolución del paciente.

Si quieres saber más sobre Leishmania, puedes consultar el siguiente enlace:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/

Elena Diéguez Ordóñez

Veterinaria Hospital veterinario Abros

La leishmaniosis es una enfermedad endémica del área mediterránea pero con gran importancia en nuestra provincia también. Es producida por un Leishmania infantum, transmitida por un mosquito del género Phlebotomus. Generalmente concurren dos manifestaciones clínicas, una forma visceral con una gran implicación de órganos afectados y otra forma que es cutánea con lesiones en piel.  A ellas hay que unir las manifestaciones oculares que se pueden desarrollar, siendo la prevalencia de las lesiones oculares en el perro con leishmaniosis visceral entre un 16% y un 80%.

Imagen microscópica de Leishmania

En el desarrollo de esta enfermedad en los ojos se encuentran involucradas la mayor parte de sus estructuras y anexos. Hay que destacar como signos clínicos más constantes los siguientes:

          Blefaritis o inflamación de los párpados. La piel está seca y con descamación, se engruesa, presenta rojez y pérdida de pelo alrededor de los ojos. Esta alopecia es uno de los signos clínicos más comunes. En ocasiones, la piel del párpado se ulcera y se contamina con gérmenes.

          Conjuntivitis.  La conjuntiva se encuentra roja, con los vasos muy marcados y con secreciones mucopurulentas, que junto con las lesiones de los párpados, le dan al ojo esa imagen característica de los perros con leishmania. En ocasiones pueden apreciarse nódulos en la unión de la cornea y la esclera donde se localizan gran cantidad de inmunocomplejos y amastigotes de leishmania en el interior de los macrófagos.

          Sequedad ocular. Las glándulas lagrimales son algunas de las estructuras que más se alteran como consecuencia de los procesos inflamatorios de la enfermedad. Se produce una queratoconjuntivitis seca que da un aspecto de suciedad en el ojo constante. Ello puede llegar a favorecer la aparición de úlceras cornéales.

          Queratitis o inflamación de la córnea. Aislada es rara pero se presenta asociada a la queratoconjuntivitis seca o a inflamación de la úvea. Se caracteriza por la pérdida de transparencia, sin brillo, opaca, pudiendo llegar a apreciarse un color azulado característico. Otro proceso inflamatorio corneal es la presencia de vasos sanguíneos sobre la misma o incluso tejido de granulación junto con depósitos de calcio o colesterol.

          Uveítis. Se debe a depósito de inmunocomplejos y a la presencia de parásitos. Es de gran prevalencia en los casos de leishmaniosis. Los signos clínicos varían según el grado de inflamación.  Es característica la miosis o cierre de la pupila, la neoformación de vasos finos, cortos y paralelos en forma de cepillo, el humor acuoso del ojo se vuelve turbio, pudiendo llegar a provocar un glaucoma secundario como consecuencia de una uveítis hipertensiva.

          Desprendimientos de retina.  Puede llegar a ser completa y causar la ceguera.

          Glaucoma. Siempre debe considerarse como una complicación secundaria a una uveítis, bien porque no se ha tratado correctamente  o bien porque no se ha podido controlar.

          Cataratas. Se producen debido a uniones (sinequias) del iris con el cristalino o debido a la composición de los humores del ojo, fundamentales para el metabolismo del cristalino y para que este conserve su transparencia.

Lesiones periorbitales características de Leishmaniosis

Lesiones periorbitales características de Leishmaniosis

 

Con todo esto puede concluirse que las manifestaciones oculares de la leishmaniosis en el perro son muy frecuentes. En áreas endémicas como la nuestra esta enfermedad debería entrar en el diagnóstico diferencial de la mayoría de las lesiones inflamatorias del ojo y sus anexos. Es imprescindible la prevención de la enfermedad en la estación veraniega con productos químicos repelentes y una pauta correcta de vacunación previa. Si quieres saber mas sobre la Leishmaniosis puedes consultar el siguiente enlace

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2011/07/14/leishmaniosis-un-peligro-latente/?preview=true&preview_id=71&preview_nonce=a82ba9bf83&post_format=standard

 

Lorena Pérez Fernández

Veterinaria oftalmóloga Hospital veterinario Abros

   Esta enfermedad,  que no afectaba a nuestras mascotas hasta hace unos años, se ha ido convirtiendo,  lenta,  pero inexorablemente, en un grave problema para la especie canina en nuestra provincia, al igual que ya lo era en otras zonas de la geografía nacional, donde es endémica desde hace décadas.  Es, precisamente, en la última década,  cuando comenzamos a diagnosticar casos clínicos en zonas cercanas a la capital, datando el primer caso documentado por nuestro hospital del año 1999, durante el transcurso del cual confirmamos serológicamente 19 casos, y desde entonces, año a  año,  ha ido adquiriendo relevancia, siendo mayor el número de casos diagnosticados cada vez, alcanzando la cifra de 27 en 2007 y 38 mascotas afectadas en el transcurso del 2008,  39 en 2009 y 42 en 2010, observándose también mayor número de animales afectados en su forma visceral, la más grave, debido al fallo renal,  y ampliándose  las zonas geográficas afectadas, partiendo inicialmente de lugares más cercanos a los ríos de nuestra ciudad, para ir extendiéndose en forma de mancha de aceite, verano tras verano,  al resto, encontrándonos la mayoría de los casos, actualmente, en un radio de 20 km alrededor de la ciudad, aparte de otras comarcas concretas de la provincia, que se encuentran igualmente afectadas.

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación cutánea

   Esta enfermedad está provocada por un parásito del género leishmania, del cual hay diferentes especies distribuidas  por todo el mundo, siendo en la península Leishmania infantum la causante del cuadro clínico que detectamos en los perros.  Leishmania spp necesita para su transmisión del concurso de un mosquito (flebotomus perniciosus),  ya que cuando las hembras de este mosquito pican a un animal para ingerir sangre (que necesitan para poder realizar la puesta de huevos), al mismo tiempo, se produce la inoculación de promastigotes de leishmania en el cuerpo del animal y a partir de ahí comienza a desarrollarse la enfermedad. Hay, básicamente, dos épocas de mayor riesgo, cuando las hembras de flebótomo realizan la puesta, que es en primavera y a finales del verano, aunque toda la época cálida es peligrosa en lo que a riesgo de contagio se refiere.

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuando se produce la infección, los promastigotes de Leishmania se adhieren a los leucocitos (células de Langerhans, macrófagos y polimorfonucleares),  que las fagocitan, quedando incluidos en una vacuola, donde se transforman en amastigote.

A  partir de este momento hay dos tipos de respuestas por parte del sistema inmunitario del animal  y según cuál de ellas sea la que el perro desarrolla,  podría llevar  a la curación del animal, si la respuesta es básicamente por defensa celular, o al desarrollo de la enfermedad, si la base de la defensa es mediante fabricación de anticuerpos, que no son eficaces. Cuando la respuesta es ineficaz, se van a desarrollar unos mecanismos patogénicos debidos a reacción inflamatoria (que desencadena lesiones cutáneas, en hígado, riñón, médula ósea, huesos y articulaciones), producción de anticuerpos e inmunocomplejos circulantes (lo que provoca lesiones renales, oculares, articulares, vasculares y musculares), inmunosupresión (lo que facilita infecciones simultáneas por otros patógenos), anemia y pérdida de peso,  por enfermedad crónica.

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2013/09/19/manifestaciones-oculares-de-la-leishmaniosis/

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lesiones características en orejas, con alopecia y descamación

Flebotomus

   Todo ello conduce a un cuadro clínico como resultado de la suma de estos mecanismos patogénicos y de la presencia o no de enfermedades asociadas.

   Se presenta de dos formas, principalmente: cuadro cutáneo (descamación, seborrea seca, infección de la piel, crecimiento desmesurado de las uñas, dermatitis alrededor de los ojos,…) o cuadro visceral (debilidad y delgadez progresiva, hemorragia nasal, anemia, aumento del tamaño de los ganglios e insuficiencia renal). Pueden coincidir los dos cuadros en un mismo perro, o fases de ellos y además pueden aparecer síntomas menos frecuentes como inflamación ocular, artritis, diarrea, meningitis o neumonía.

   Si el cuadro clínico hace sospechar, se pueden realizar diversas pruebas laboratoriales para  confirmar le enfermedad. Actualmente el diagnóstico lo realizamos en base a los síntomas y confirmado con análisis sanguíneos que incluyen proteinograma  y título de anticuerpos positivo.

Amastigotes de leishmania parasitando macrófagos

   Toda vez  que el tratamiento de esta patología no es todo lo eficaz que desearíamos, y aproximadamente el 55% de los animales que tratamos, fallecen , sobre todo si se instaura fallo renal, cobran vital importancia las medidas preventivas que podamos llevar a cabo, entre las que se incluyen el tratamiento de lucha contra el vector de la enfermedad y el análisis sanguíneo para detectar fases iniciales asintomáticas de la enfermedad y poder instaurar un tratamiento precoz, que si puede conseguir la curación de la enfermedad o mantenerla en estado latente sin que llegue a suponer una amenaza para la calidad de vida de nuestra mascota. Además, desde Febrero del 2012, disponemos de una vacuna, que supondrá un avance importante en la lucha contra esta enfermedad. Su eficacia es del 93% y aunque esta eficacia  dista de la de otras vacunas, como las que usamos para prevenir la parvovirosis o el moquillo, combinándola con la analítica previa a la vacuna y el uso de repelentes del mosquito, podemos disminuir drásticamente el número de mascotas que se verían afectadas por la leishmaniosis. Disponemos además de un tratamiento inmunoestimulante, que evita en gran medida el contagio en animales que viven expuestos al parásito y que nos es útil  para aquellos casos en los que la vacuna no es la opción adecuada. Consúltanos como puedes mantener a tu querida mascota libre de este peligroso parásito y mantenerla sana y feliz. Adjuntamos una presentación donde se resumen las principales medidas preventivas que podemos realizar:

Os adjuntamos unos links donde podeis encontrar mas información interesante sobre la leishmaniosis

¿Como se transmite esta enfermedad?,¿Cuales son sus sintomas?,¿Que podemos hacer para evitarla?

¿Como podemos prevenirla?,¿Que eficacia tiene la vacuna?,¿Que efectos adversos puede producir?,¿Es conveniente vacunar de Leishmaniosis?

Casos clínicos reales: Artículos relacionados:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/02/18/leishmaniosis-la-enfermedad-de-las-mil-caras/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2015/02/09/leucotriquia-secundaria-a-leishmania-una-presentacion-poco-habitual/

Hospital veterinario Abros