Posts etiquetados ‘anemia’

Las infecciones parasitarias externas son de los problemas más frecuentes que pueden afectar a la piel de los hurones. Estas infecciones cursan con síntomas y lesiones variadas; por ello aquí os mostramos información básica sobre los ácaros que las causan.

Garrapatas. Ixodex ricinus es la especie más frecuente entre los hurones domésticos, pudiéndonos encontrar otras especies en hurones que salen al exterior y tienen contanto con otros animales. Ocasionalmente la presencia de este parásito puede producir pequeñas heridas causadas por la acción mecánica del capítulo (la parte rostral de la garrapata), o en casos de infestaciones graves podrían llegar a producir anemias.

Ixodes ricinus

Ixodes ricinus

Pulgas. Se puede ver infectado por las pulgas del perro o del gato (Ctenocephalides sp.). La transmisión se produce por contacto directo con el portador o a través del medio ambiente. Suele causar una situación de prurito abundante, sin embargo, en esta especie no están descritas las reacciones de hipersensibilidad (alergias).

Sarna auricular. Otodectes cynotis es el ácaro causante de esta patología. Se aloja en los conductos auditivos, causando sensación de picor y abundante secrección marronácea, que no se ha de confundir con el cerumen fisiológico. La transmisión se produce por contacto directo con otro animal afectado (hurón, gato, perro) que en muchas ocasiones son asintomáticos.

Otodectes

Otodectes

Sarna del tronco o sarcóptica. Originada por Sarcoptes scabiei, se trata de una condicón muy pruriginosa y contagiosa, la cual habitualmente se desarrolla en el tronco, y en formas más localizadas, en las extremidades. Se transmite por contacto directo y a través del medio ambiente.

Sarna demodécica. Raramente descrita. Se caracteriza por coloración amarillenta en la zona perianal y peribucal; no suele ser causante de prurito.

Demodex hurón

Demodex hurón

El tratamiento se realiza a base de antiparasitarios externos, imidoclopramida, moxidectina, selamectina, fipronilo para pulgas, e ivermectina en casos de sarna. Al igual que en otras especies, se aconseja la prevención para evitar tener que combatir enfermedades ni plagas en nuestro hogar.

Las parasitosis del aparato digestivo son menos frecuentes que en el perro y en el gato, y afectan principalmente a animales jóvenes o inmunodeprimidos. Se diagnostican tras la exploración, signos clínicos compatibles y mediante un estudio coprológico.

Protozoos. Isospora putorii, I. Laidlawi, Eimeria putoris, E. Furonis, E vison, E ictidea, Cryptosporidium, Giardia intestinalis.

Isospora

Isospora

Nematodos. Toxocara cati, Toxascaris leonina,, Euparyphium melis, Uncinaria criniformis, Capillaria putorii, Capillaria mucronata. En zonas endémicas tambien son susceptibles de dirofilariosis.
Cestodos. Dypilidium caninum.

Los síntomas son los típicos de enfermedad gastrointestinal, como pueden ser vómitos, diarreas, dolor abdominal, tenesmo, debilidad, adelgazamiento o incluso deshidratación. En el caso de los protozoos puede llegar a producirse prolapso rectal. El tratamiento se realiza en función del tipo de parásito que presente, y suele ser a base de sulfamidas, metronidazol o selamectina.

Si quieres leer mas articulos sobre hurones: https://elblogdeabritos.wordpress.com/?s=hurones

Deborah García Martínez, especialista en especies exóticas HVA

Anuncios

HEPATOZOONOSIS

            La hepatozoonosis es una enfermedad causada por Hepatozoon canis (también H.americanum en EEUU), de distribución mundial y transmitido por garrapatas de la especie Rhipicephalus sanguineus. Sin embargo, esta transmisión se produce, a diferencia de otras enfermedades transmitidas por garrapatas, por la ingestión de garrapatas infectadas por el parásito. También se puede transmitir a través de la ingestión de carne o vísceras con quistes y vía transplacentaria.

PRESENTACIÓN CLÍNICA

En el organismo del animal tienen lugar diferentes fases del ciclo del parásito, las cuales se desarrollan en diferentes localizaciones, entre las que están los leucocitos (sobre todo neutrófilos aunque también monocitos), bazo, hígado, pulmones, médula ósea, músculo estriado… Durante la fase tisular, el parásito pude inducir una inflamación piogranulomatosa que redunda en enfermedad clínica.

En la mayoría de los animales se desarrolla una infección subclínica permaneciendo generalmente asintomáticos. La mayoría de los casos en los que se produce enfermedad clínica de diferente gravedad tienen lugar en animales jóvenes o inmunodeprimidos.

Los signos clínicos más frecuente son:

–          Fiebre, apatía, pérdida de peso e hiperestesia en regiones paraespinales.

–          También son frecuentes la anorexia, anemia, depresión, secreción ocular y nasal, mialgia, artralgia, rigidez y signos gastrointestinales, pudiendo llegar a emaciación en casos de elevadas parasitemias.

–           Además podemos observar alteraciones relacionadas con problemas a cualquier nivel debido a la inflamación piogranulomatosa de la fase tisular.

DIAGNOSTICO

HALLAZGOS LABORATORIALES

En el hemograma es frecuente encontrar leucocitosis neutrofílica con o sin desviación a la izquierda. En algunos casos también puede observarse diferentes grados de anemia, eosinofilia y/o trombocitopenia. Podemos encontrarnos diferentes alteraciones bioquímicas en función de los órganos afectados.

En algunos casos se documentó la aparición de reacciones periósticas osteoproliferativas, relacionadas con la inflamación de las fases tisulares musculares, apareciendo más frecuentemente en animales jóvenes en crecimiento.

IDENTIFICACIÓN DEL AGENTE CAUSAL

El diagnóstico definitivo se realiza por la demostración del agente causal en sangre, médula ósea u otros tejidos del animal, y esto se puede realizar por medio de diferentes métodos:

–          Observación de los gametocitos en el interior de neutrófilos en frotis sanguíneos o de médula ósea. La visualización del mismo confirma la enfermedad, pero la sensibilidad de esta técnica disminuye en casos de parasitemias bajas.

hepatozoon

–          PCR: la presencia de ADN del parásito mediante técnicas de PCR también confirma la enfermedad.

–          Las pruebas serológicas para Hepatozoon canis no parecen aportar buenos resultados hasta el momento.

–          También puede observarse la presencia del parásito en biopsias musculares, pero esta no es una técnica que se utilice de rutina debido a que se trata de un proceso más invasivo.

TRATAMIENTO

Hasta el día de hoy no existe ninguna farmacoterapia que erradique el agente del organismo, por lo que son frecuentes las recidivas.

El toltrazuril (solo o en combinación con sulfatrimetropin o clindamicina) se utiliza con una buena eficacia y muy buenos resultados, disminuyendo la parasitemia y logrando la mejoría clínica y la ausencia de recidivas durante periodos prolongados.

El dipropionato de imidocarb parece contribuir a la disminución de la parasitemia y los signos clínicos.

Algunos estudios también demuestran cierta eficacia de la Doxiciclina en el control de la hepatozoonosis.

Según la gravedad de cada caso en particular será necesario establecer un tratamiento de sostén adecuado.

 HEMOPLASMOSIS

            La hemoplasmosis (también conocida como hemobartonelosis) es una enfermedad causada por micoplasmas, más frecuente en el gato (producida por Micoplasma haemofelis, M. Haemominutum y M.turicensis) que en el perro (principalmente M. haemocanis). En el caso de los gatos, M. haemofelis presenta una mayor frecuencia y patogenicidad, siendo los tres oportunistas en gatos positivos a FIV o FeLV.

La transmisión se produce a través de artrópodos “chupadores de sangre”, principalmente pulgas, pero también otros como las garrapatas. No se conoce con exactitud si también puede producirse vía uterina, durante el parto y/o la lactancia.

PRESENTACIÓN CLÍNICA

Podemos decir que el transcurso de la enfermedad presenta 4 fases. Una primera fase preparasitémica sin observarse signos clínicos de unos 2-17 días de duración. A continuación se produce la parasitemia con aparición de la sintomatología clínica y la presencia del agente causal en sangre; esta fase puede presentar diferentes grados de gravedad en función de la especie implicada, estado del animal… pudiendo causar la muerte en algunos casos. Si supera esta fase  pasará 2-4 meses en una fase de recuperación en la que se puede observar una leve anemia que tiende a la normalidad y en la que no es habitual que aparezcan signos clínicos. Finalmente el animal puede quedar como portador asintomático con recidivas poco frecuentes.

Los signos clínicos se relacionan con la instauración de un cuadro hemolítico de gravedad variable, por lo que podemos encontrarnos con palidez de mucosas (anemia), decaimiento, anorexia, ictericia…

icetericia gato2

DIAGNÓSTICO

HALLAZGOS LABORATORIALES

–          El principal hallazgo es la presencia de anemia regenerativa. Además es frecuente la aparición de leucocitosis.

–          También pueden aparecer alteraciones bioquímicas como aumento de transaminasas, fosfatasa alcalina, bilirubinemia, incremento de la urea, azotemia…

DEMOSTRACIÓN AGENTE CAUSAL

La demostración de la presencia de los hemoplasmas en sangre confirma el diagnóstico. Para ello en ocasiones es suficiente con realizar un frotis sanguíneo y observar los hemoplasmas en los eritrocitos, aunque es una prueba con una relativamente baja sensibilidad.

hemoplasmas

Hoy en día existen técnicas de PCR para demostrar la presencia de estos en sangre con una elevada sensibilidad y especificidad.

TRATAMIENTO

La Doxicilina es el tratamiento de elección, además del correspondiente tratamiento de soporte necesario en cada caso. La enrofloxacina también parece ser efectiva en el tratamiento de la hemoplasmosis y el dipropionato de Imidocarb puede contribuir a disminuir la parasitemia.

 BORRELIOSIS

Se trata de una enfermedad causada por bacterias del complejo Borrelia Burdogferi, que son transmitidas principalmente por garrapatas del género Ixodes.

PRESENTACIÓN CLÍNICA

–          La característica clínica más significativa es la presencia de cojeras crónicas recidivantes que pueden afectar a diversas extremidades, que pueden aparecer de forma aguda y remitir al cabo de pocos días.

–          También puede observarse fiebre, inflamación articular, linfadenopatía, letargia y pérdida de apetito, así como marcha rígida, espalda arqueada, dificultad respiratoria…

–          Aunque no es frecuente, algunos perros desarrollan una enfermedad renal progresiva que si no se detecta a tiempo puede desencadenar en la muerte del animal. En algunos casos se relacionó la borreliosis con alteraciones cardíacas y neurológicas.

En perros son muy poco frecuentes los eritemas típicos de la enfermedad de Lyme humana.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico clínico de la borreliosis es difícil, ya que presenta signos comunes a otras enfermedades. Para su diagnostico es necesario la detección bien de anticuerpos mediante pruebas serológicas o la presencia de ADN por técnicas de PCR. La presencia de anticuerpos no indica infección activa, por lo que los resultados deben ser tomados en combinación con el cuadro clínico y la respuesta al tratamiento, que suele aparecer tras 48 horas tras haber empezado el mismo.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la borreliosis se basa en la antibioterapia, siendo los antibióticos con mayor eficacia las tetraciclinas y los derivados de la penicilina. Los dos más utilizados son la amoxicilina y la doxicilina, con una eficacia similar.

BARTONELOSIS

Se trata de una enfermedad producida por bacterias gram-negativas del género bartonella, que afecta a gatos y perros, pero también a otras especies entre las que se encuentra el ser humano.

En el perro y el gato la principal forma de contagio es a través de artrópodos hematófagos, principalmente pulgas, pero también otros como por ejemplo las garrapatas.

PRESENTACIÓN CLÍNICA

En la mayoría de los casos no presenta signos clínicos evidentes, siendo estos más frecuentes en perros.

Cuando aparecen signos clínicos los más frecuentes son los relacionados con problemas cardíacos:

–          Endocarditis bacteriana con aparición de vegetaciones. Si no es tratada rápidamente es mortal porque produce estenosis, insuficiencia o ambos problemas.

ecocard

–          Miocarditis con arritmias de diferente gravedad, en el que el corazón aparece estructuralmente sano sin que se observen alteraciones ecocardiográficas.

También se pude observar fiebre, tos, cojera, poliartritis, secreción nasal, signos gastrointestinales, agrandamiento de hígado y/o bazo, u otras alteraciones derivadas de una inflamación piogranulomatosa que puede aparecer en diferentes localizaciones.

DIAGNÓSTICO

HALLAZGOS LABORATORIALES

–          Puede observarse una amplia variedad de alteraciones laboratoriales, aunque hay casos en los que no se observan evidencias.

–          También es frecuente encontrar un aumento de las enzimas hepáticas así como hipoalbuminemia.

IDENTIFICACIÓN DEL AGENTE CAUSAL

El diagnóstico definitivo se realiza demostrando la presencia del parásito, que puede realizarse principalmente por dos métodos:

–          Hemocultivo o cultivo de tejidos afectados. Los principales inconvenientes de estos métodos son la necesidad de utilizar medios de cultivo especiales y el tiempo necesario para obtener resultados.

–          Demostración del ADN mediante técnicas de PCR.

TRATAMIENTO

El tratamiento se basa en la utilización de antibióticos durante largos periodos de tiempo, normalmente un mínimo de 4-6 semanas de duración. Aquellos antibióticos que han sido utilizados con cierta eficacia son azitromicina, doxiciclina, eritromicina, amoxicilina, tetraciclinas…

Otros artículos sobre enfermedades transmitidas por garrapatas puede encontrarlos en estos enlaces:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/08/enfermedades-transmitidas-por-garrapatas/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/12/piroplasmosis-y-erhlichiosis/

 

Miguel Gómez Gómez

Veterinario Hospital veterinario Abros

PIROPLASMOSIS

También conocida como babesiosis, es una de las enfermedades trasmitidas por garrapatas más frecuentes en España, siendo endémica en determinadas zonas, como por ejemplo en Ourense. Se trata de una enfermedad producida por un protozoo del género Babesia/Theileria, habiendo diferentes presentaciones en función del estado del animal afectado, la especie/cepa involucrada en cada caso, etc. A pesar de los avances tecnológicos actuales, la babesiosis canina presenta ciertas dificultades relacionadas, sobre todo, con la identificación de la cepa concreta presente en cada caso así como con la dificultad para encontrar tratamientos eficaces frente a determinadas especies.

En España se aisló con mayor frecuencia Babesia canis, aunque también se vieron casos de babesiosis producidos por Theileria annae (Babesia microti like), endémica en el noroeste de la península ibérica.

TRANSMISIÓN:

La principal forma de transmisión es a través de los respectivos vectores, pero también se observaron otras vías de infección como las transfusiones de sangre, material contaminado, vía transplacentaria… Las garrapatas, tras alimentarse de un animal parasitado, pueden transmitir el protozoo a otros animales.

PRESENTACIÓN CLÍNICA:

La severidad de los signos clínicos son muy variables, desde infecciones subclínicas (que no producen enfermedad), diferentes grados de anemia, hasta fallo multiorgánico con riesgo de muerte. Los principales factores que lo determinan son la patogenicidad de la especie de babesia implicada, la co-infección con otros agentes transmitidos por garrapatas, la edad, respuesta inmunitaria del hospedador…

ictericia perro

La presentación típica de la enfermedad se caracteriza por un cuadro hemolítico, con fiebres altas, letargia, anemia, trombocitopenia (disminución de plaquetas), ictericia… que en ausencia de tratamiento puede conducir al shock, fallo renal severo y finalmente la muerte del animal. Sin embargo, ciertos animales son capaces de sobrepasar esta fase y bien quedar como portadores asintomáticos, bien producir signos de la fase crónica de la enfermedad, caracterizados por  fiebre intermitente, depresión moderada, anemia, trombocitopenia, miositis y artritis.

Como ya indicamos anteriormente, la severidad de la babesiosis es muy variable, pero a nivel práctico podemos diferenciar entre babesiosis “no complicada” o “complicada”. En el primer caso, el principal problema es la anemia producida por la destrucción de los glóbulos rojos, que puede causar la muerte del animal si no se detiene la misma. En el caso de la “complicada” se ponen en evidencia síntomas relacionados con la afectación de otros sistemas, como fallo renal agudo, alteraciones cerebrales, coagulopatías, alteraciones gastrointestinales y oculares y problemas respiratorios; este cuadro clínico tiene un pronóstico peor, requiriendo la hospitalización del animal y su control exhaustivo para controlar las diferentes alteraciones.

DIAGNÓSTICO:

HALLAZGOS LABORATORIALES:

Los hallazgos laboratoriales varían en función del tipo de presentación, siendo los más destacados  la presencia de anemia regenerativa, trombocitopenia de grado moderado a severo y anormalidades leucocitarias variables. En algunos casos puede haber aumento de la urea o BUN y, en caso de babesiosis complicada, alteraciones relacionadas con alteraciones en otros órganos y sistemas.

En ambos casos es frecuencia la presencia de hiperglobulinemia e hiperproteinemia caracterizada por una gammapatía policlonal.

hemato piro

IDENTIFICACIÓN AGENTE CAUSAL

La aparición de los signos clínicos de fase aguda y las alteraciones hematológicas típicas de ésta (anemia regenerativa y trombocitopenia) en determinadas épocas del año en zonas endémicas hacen muy sugerente el padecimiento de babesiosis. En muchos casos el diagnóstico definitivo se realiza por visualización directa del protozoo en frotis sanguíneo, siendo un método muy sencillo y accesible.

babesia canis

La visualización del parásito en el frotis sanguíneo baja mucho su sensibilidad en aquellos casos crónicos o en infecciones subclínicas, así como en casos producidos por las llamadas babesias pequeñas o microbabesias, entre las que se encuentra T. annae. En estos casos sugerentes de babesia en los que no se observa en agente causal son necesarias otras pruebas complementarias para buscar la presencia del protozoo. Estos son fundamentalmente de dos tipos:

–          Pruebas serológicas: buscan la presencia de anticuerpos frente a las diferentes especies de babesia.

–          PCR: demuestra la presencia de ADN del protozoo en la sangre.

TRATAMIENTO:

El tratamiento depende del contexto clínico de cada paciente, incluyendo terapia de soporte (especialmente importante en pacientes complicados) y el tratamiento antiprotozoario específico. En este punto hay que tener en cuenta que no todas las especies de babesia responden igual al mismo antiprotozoario. Debido a esto es importante conocer la especie de babesia involucrada, aunque esto puede tardar varios días.

imizoltransfusion2

Por lo tanto, un punto de partida necesario sería la diferenciación morfológica del parásito (grande o pequeño) así como la identificación de posibles complicaciones.

La mayoría de los casos responden bien a los 3-7 días y a los 15 días el hemograma está normalizado.

 

PREVENCIÓN:

La mejor forma de prevención es el mantener al perro libre de garrapas. Se cree que necesitan permanecer 2-3 días sobre el animal para transmitir la enfermedad. En nuestra zona la presencia de garrapatas tiene lugar durante todo el año, observándose casos de piroplasmosis  a lo largo de todo el año, siendo más frecuentes en primavera-otoño y mucho menos en los meses más caluros del año, como podemos ver a continuación:

Grafico prevención

Realizar pruebas a los donadores para detectar posibles infecciones sublínicas.

Existe vacuna para inmunizar frente a B.canis, pero no evita la enfermedad (solo disminuye la severidad de la misma) y no es efectiva frente a otras especies.

En gatos no se observan casos de babesiosis en España. Cytauxzoon felis es un pequeño piroplasma del género Theileria que fue descrito en EEUU, pero no hay evidencias sobre su presencia en gatos enfermos en nuestro país.

EHRLICHIOSIS/ANAPLASMOSIS

Se trata de una enfermedad transmitida por garrapatas y producida por bacterias intracelulares de forma cocoide (ricketsias) de los géneros Ehrlichia spp y Anaplasma spp, que se presenta en forma intracitoplasmática en grupos de organismos llamados mórulas. Es una enfermedad de distribución mundial, donde se aislaron diversas especies de ambos géneros, siendo las más frecuentes en nuestra área de trabajo la Ehrlichia canis, Anaplasma platys (o E.platys) y Anaplasma phagocytophilum (también conocida como E.equi).

PRESENTACIÓN CLÍNICA

La enfermedad producida tanto por A. platys como A. phagocytophilum es frecuentemente asintomática o subclínica, sin observarse signos evidentes. En el primer caso suele provocar cuadros de leve fiebre, trombocitopenia, signos oculares (uveítis…), mientras que las infecciones por A. phagocytofila se caracteriza habitualmente por un cuadro inespecífico asociado a poliartritis. Por otro lado, E. canis es la que generalmente causa una enfermedad más grave, además de ser la más frecuentemente aislada, y consta de 3 fases: aguda, subclínica y crónica. En la fase aguda se caracteriza por la presencia de vasculitis, comienza 1-3 semanas post-infección y dura entre 2 y 4 semanas, sobreviviendo la mayoría de los perros inmunocompetentes. A esta le sigue una fase subclínica, que puede durar varios años y da lugar a la fase crónica. En esta última es donde se producen las alteraciones más graves, y gran parte de ellas están relacionadas con reacciones inmunes frente al parásito. Los principales signos clínicos son:

–          Fiebre y signos inespecíficos como apatía, anorexia, letargia, pérdida de peso…

sangrado narizpetequias

–          Evidencias de sangrado, palidez de mucosas y aumento de tamaño de hígado, bazo y ganglios linfáticos.

–          Poliuria/polidipsia con presencia de proteinuria pueden observarse en casos en los que se haya instaurado una enfermedad renal.

–          Rigidez, intolerancia al ejercicio y articulaciones inflamadas y dolorosas se reconocen en perros con poliartritis secundaria a infecciones por ehrlichia.

–          También pueden observarse alteraciones oculares y respiratorias así como signos neurológicos.

DIAGNÓSTICO

Se basa en la presencia de alteraciones clínicas típicas de la Ehrlichiosis y la demostración de la presencia del agente causal.

HALLAZGOS LABORATORIALES:

–          La pancitopenia (trombocitopenia, anemia y neutropenia) se considera un signo clínico de la ehrilichiosis, aunque puede observarse cualquier combinación, siendo al trombocitopenia el hallazgo más frecuente.

–          Las alteraciones bioquímicas más frecuentes son la hipoalbuminemia, hiperglobulinemia y hipergammaglobulinemia. También pueden aparecer alteraciones en parámetros renales, enzimas hepáticas…   

HEMATO PACNITOPENIA     

DEMOSTRACIÓN AGENTE CAUSAL:

–          Observación de mórulas: la visualización de mórulas confirma el diagnóstico, pero es inusual, excepto en casos en los que están implicadas cepas que parasitan granulocitos.

ehrlichia 3

ehrlichia–          Determinar la presencia de anticuerpos frente a una determinada especie de Ehrlichia/Anaplasma mediante pruebas serológicas. Debido a que la mayoría de los animales con ehrlicihosis evoluciona hacia una fase crónica, se recomienda tratar a todos los animales en los que se detecten anticuerpos, aunque estos estén en una fase subclínica y asintomática. Los anticuerpos puede no detectarse hasta pasados 20 días de la infección, por lo que en casos agudos podemos tener falsos negativos.

–          PCR: mediante este tipo de análisis se demuestra la presencia de ADN de una determinada especie Ehrlichia/Anaplasma, confirmando la presencia de la misma.

TRATAMIENTO

En cada caso particular necesitaremos establecer una correcta terapia de soporte así como controlar las posibles complicaciones secundarias, además de establecer un correcto tratamiento para eliminar la bacteriemia.

El tratamiento de elección es la Doxiciclina. También se demostró la eficacia de la Tetraciclina, Cloranfenicol, Enrofloxacina… El Dipropionato de Imidocarb también se ha empleado con cierta eficacia en el tratamiento de la ehrlichiosis canina.

En ciertos casos se pueden apreciar fenómenos inmunomediados de destrucción de eritrocitos y/o plaquetas, por lo que puede ser beneficiosa la utilización de corticoides.

PREVENCIÓN

La prevención de la Ehrlichiosis se basa en mantener a los animales libres de garrapatas.

EHRLICHIOSIS FELINA

Muchos autores consideran que el gato tiene mucha menor predisposición que el perro de padecer ehrlichiosis, y las posibles razones para esto son varias: posible resistencia inmunitaria innata, menor patogenicidad en esta especie, menor exposición al vector, incluso se relaciona con el hábito de acicalarse (puede hacer que las garrapatas permanezcan menos tiempo sobre el animal), etc.

En nuestro país se han detectado tanto gatos seropositivos como positivos mediante técnicas de PCR, pero no se ha podido secuenciar el agente causal. También se detectaron títulos positivos de anticuerpos frente a A. phagocytophilum, sin conocerse con exactitud si ello implica enfermedad.

La fiebre es el signo clínico más constante en gatos con Ehrlichiosis, aunque también pueden aparecer otros como depresión, letargia, anorexia, pérdida de peso, esplenomegalia, cuadros hemorrágicos, digestivos, oculares y articulares.

Las alteraciones laboratoriales son similares a las encontradas en la especie canina y el tratamiento de elección es igualmente la Doxiciclina.

Mas información sobre enfermedades transmitidas por garrapatas en :

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/08/enfermedades-transmitidas-por-garrapatas/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/14/otras-enfermedades-transmitidas-por-garrapatas-menos-frecuentes/

 

Miguel Gómez Gómez

Veterinario Hospital Veterinario Abros

Las infestaciones por garrapatas son muy frecuentes en toda Europa, afectando tanto a perros como a gatos, aunque en estos últimos de forma menos habitual.

Las garrapatas son ectoparásitos que se alimentan de la sangre de los animales a los que parasitan, anclándose a la piel de estos mediante su aparto bucal. En la mayoría de los casos las garrapatas no son molestas para el animal, sin embargo, en algunas ocasiones, la suma del efecto de la picadura y las substancias irritantes de la saliva pueden provocar lesiones inflamatorias de la piel, hinchazón, reacción alérgica local o incluso microabscesos debidos a infecciones bacterianas secundarias.

En el siguiente video podemos ver el proceso de fijación y alimentación de las garrapatas y como actúan los antiparasitarios

gato rascandose

Además, en casos de infestaciones muy intensas y continuadas pueden dar lugar a anemia, provocada por la pérdida de sangre, que da lugar a signos clínicos como la apatía, debilidad, palidez de mucosas… Sin embargo, el mayor riesgo que suponen las garrapatas para nuestras mascotas está relacionado con la amplia variedad de enfermedades que pueden transmitir: babesiosis, ehrlichiosis, hepatozoonosis, enfermedad de Lyme… algunas de ellas con consecuencias tan graves que pueden suponer la muerte del animal si no se detectan y tratan a tiempo.

 

perro con garrapatas

Algunas de estas enfermedades se transmiten por cualquier tipo de garrapata, mientras que otras solo pueden hacerlo por una especie concreta de estas. Debido a esto,  en función del tipo de garrapatas que existan en una localización geográfica concreta existirán o no las diferentes enfermedades vehiculadas por estas. Hablaremos de aquellas enfermedades más frecuentes en nuestra zona, teniendo en cuenta que con el paso del tiempo, el cambio climático y los movimientos de mascotas de la actualidad pueden hacer que en un futuro esta realidad cambie.

En Europa predominan las especies pertenecientes a los géneros Ixodes sp., Rhipicephalus sp. y Dermacentor sp., aunque también se encontraron garrapatas pertenecientes a Haemaphysalis e Hyalonema, con lo que observaremos patologías transmitidas por estas.

ixodes ricinus

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayoría de las especies de garrapatas son estacionales, siendo menos frecuentes en los meses de mayor calor y sequía, como puede verse a continuación.

Grafico distribución garrapatas

 

PARÁLISIS POR PICADURA DE GARRAPATAS

Se trata de una parálisis ascendente provocada por neurotoxinas que pueden transmitir por la saliva algunas especies de garrapatas. Dichas toxinas pasan al torrente sanguíneo del animal afectando al sistema nervioso, más concrétamente a la unión neuromuscular.

garrapata

garrapata2Provoca una parálisis ascendente, que comienza por las extremidades posteriores y evoluciona al decúbito en 24-72 horas, sin alteraciones en la sensibilidad. A veces se produce también afección de pares craneales, pudiendo provocar alteraciones del ladrido, disfagia, tos, babeo excesivo, aumento de frecuencia respiratoria y cardíaca… Si no se trata puede provocar la muerte del animal en 1-5 días.

En cuanto al diagnóstico, la hematología y bioquímica pueden ser normales, si no hay enfermedad concurrente. Por lo tanto, el diagnóstico suele realizare en función de los signos clínicos asociados a la presencia de garrapatas y la respuesta tras su eliminación.

El tratamiento se basa en la eliminación de las garrapatas, así como el tratamiento de apoyo necesario en cada caso. Durante la hospitalización debe estudiarse la evolución neurológica diaria.

En la mayoría de los casos se resuelve entre 1 y 3 días tras la eliminación de las garrapatas.

En los siguientes enlaces abordamos las restantes enfermedades, de formas específica para cada una,  que pueden transmitir las garrapatas:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/12/piroplasmosis-y-erhlichiosis/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/05/14/otras-enfermedades-transmitidas-por-garrapatas-menos-frecuentes/

 

Miguel Gómez Gómez

Veterinario Hospital veterinario Abros

Hoy queremos que conozcáis la historia de Duma, una preciosa shar-pei, afectada por una enfermedad que afecta a sus riñones y su hígado:

   Esta enfermedad,  que no afectaba a nuestras mascotas hasta hace unos años, se ha ido convirtiendo,  lenta,  pero inexorablemente, en un grave problema para la especie canina en nuestra provincia, al igual que ya lo era en otras zonas de la geografía nacional, donde es endémica desde hace décadas.  Es, precisamente, en la última década,  cuando comenzamos a diagnosticar casos clínicos en zonas cercanas a la capital, datando el primer caso documentado por nuestro hospital del año 1999, durante el transcurso del cual confirmamos serológicamente 19 casos, y desde entonces, año a  año,  ha ido adquiriendo relevancia, siendo mayor el número de casos diagnosticados cada vez, alcanzando la cifra de 27 en 2007 y 38 mascotas afectadas en el transcurso del 2008,  39 en 2009 y 42 en 2010, observándose también mayor número de animales afectados en su forma visceral, la más grave, debido al fallo renal,  y ampliándose  las zonas geográficas afectadas, partiendo inicialmente de lugares más cercanos a los ríos de nuestra ciudad, para ir extendiéndose en forma de mancha de aceite, verano tras verano,  al resto, encontrándonos la mayoría de los casos, actualmente, en un radio de 20 km alrededor de la ciudad, aparte de otras comarcas concretas de la provincia, que se encuentran igualmente afectadas.

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Extracto de un artículo publicado en Faro de Vigo el 16 de Agosto del 2012

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación ocular debido a una Leishmaniosis generalizada

Intensa afectación cutánea

   Esta enfermedad está provocada por un parásito del género leishmania, del cual hay diferentes especies distribuidas  por todo el mundo, siendo en la península Leishmania infantum la causante del cuadro clínico que detectamos en los perros.  Leishmania spp necesita para su transmisión del concurso de un mosquito (flebotomus perniciosus),  ya que cuando las hembras de este mosquito pican a un animal para ingerir sangre (que necesitan para poder realizar la puesta de huevos), al mismo tiempo, se produce la inoculación de promastigotes de leishmania en el cuerpo del animal y a partir de ahí comienza a desarrollarse la enfermedad. Hay, básicamente, dos épocas de mayor riesgo, cuando las hembras de flebótomo realizan la puesta, que es en primavera y a finales del verano, aunque toda la época cálida es peligrosa en lo que a riesgo de contagio se refiere.

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuadro de descamación cutanea, alopecia, lesiones cutaneas generalizadas

Cuando se produce la infección, los promastigotes de Leishmania se adhieren a los leucocitos (células de Langerhans, macrófagos y polimorfonucleares),  que las fagocitan, quedando incluidos en una vacuola, donde se transforman en amastigote.

A  partir de este momento hay dos tipos de respuestas por parte del sistema inmunitario del animal  y según cuál de ellas sea la que el perro desarrolla,  podría llevar  a la curación del animal, si la respuesta es básicamente por defensa celular, o al desarrollo de la enfermedad, si la base de la defensa es mediante fabricación de anticuerpos, que no son eficaces. Cuando la respuesta es ineficaz, se van a desarrollar unos mecanismos patogénicos debidos a reacción inflamatoria (que desencadena lesiones cutáneas, en hígado, riñón, médula ósea, huesos y articulaciones), producción de anticuerpos e inmunocomplejos circulantes (lo que provoca lesiones renales, oculares, articulares, vasculares y musculares), inmunosupresión (lo que facilita infecciones simultáneas por otros patógenos), anemia y pérdida de peso,  por enfermedad crónica.

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2013/09/19/manifestaciones-oculares-de-la-leishmaniosis/

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lesiones características en orejas, con alopecia y descamación

Flebotomus

   Todo ello conduce a un cuadro clínico como resultado de la suma de estos mecanismos patogénicos y de la presencia o no de enfermedades asociadas.

   Se presenta de dos formas, principalmente: cuadro cutáneo (descamación, seborrea seca, infección de la piel, crecimiento desmesurado de las uñas, dermatitis alrededor de los ojos,…) o cuadro visceral (debilidad y delgadez progresiva, hemorragia nasal, anemia, aumento del tamaño de los ganglios e insuficiencia renal). Pueden coincidir los dos cuadros en un mismo perro, o fases de ellos y además pueden aparecer síntomas menos frecuentes como inflamación ocular, artritis, diarrea, meningitis o neumonía.

   Si el cuadro clínico hace sospechar, se pueden realizar diversas pruebas laboratoriales para  confirmar le enfermedad. Actualmente el diagnóstico lo realizamos en base a los síntomas y confirmado con análisis sanguíneos que incluyen proteinograma  y título de anticuerpos positivo.

Amastigotes de leishmania parasitando macrófagos

   Toda vez  que el tratamiento de esta patología no es todo lo eficaz que desearíamos, y aproximadamente el 55% de los animales que tratamos, fallecen , sobre todo si se instaura fallo renal, cobran vital importancia las medidas preventivas que podamos llevar a cabo, entre las que se incluyen el tratamiento de lucha contra el vector de la enfermedad y el análisis sanguíneo para detectar fases iniciales asintomáticas de la enfermedad y poder instaurar un tratamiento precoz, que si puede conseguir la curación de la enfermedad o mantenerla en estado latente sin que llegue a suponer una amenaza para la calidad de vida de nuestra mascota. Además, desde Febrero del 2012, disponemos de una vacuna, que supondrá un avance importante en la lucha contra esta enfermedad. Su eficacia es del 93% y aunque esta eficacia  dista de la de otras vacunas, como las que usamos para prevenir la parvovirosis o el moquillo, combinándola con la analítica previa a la vacuna y el uso de repelentes del mosquito, podemos disminuir drásticamente el número de mascotas que se verían afectadas por la leishmaniosis. Disponemos además de un tratamiento inmunoestimulante, que evita en gran medida el contagio en animales que viven expuestos al parásito y que nos es útil  para aquellos casos en los que la vacuna no es la opción adecuada. Consúltanos como puedes mantener a tu querida mascota libre de este peligroso parásito y mantenerla sana y feliz. Adjuntamos una presentación donde se resumen las principales medidas preventivas que podemos realizar:

Os adjuntamos unos links donde podeis encontrar mas información interesante sobre la leishmaniosis

¿Como se transmite esta enfermedad?,¿Cuales son sus sintomas?,¿Que podemos hacer para evitarla?

¿Como podemos prevenirla?,¿Que eficacia tiene la vacuna?,¿Que efectos adversos puede producir?,¿Es conveniente vacunar de Leishmaniosis?

Casos clínicos reales: Artículos relacionados:

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2014/02/18/leishmaniosis-la-enfermedad-de-las-mil-caras/

https://elblogdeabritos.wordpress.com/2015/02/09/leucotriquia-secundaria-a-leishmania-una-presentacion-poco-habitual/

Hospital veterinario Abros